La historia de superación de Madeline Stuart, la modelo con síndrome de Down

La joven de 18 años y su madre buscan cambiar la imagen que el mundo tiene de los sufren este transtorno genético


Madeline Stuart y su madre Rosanne solo buscan ser felices. La vida de ambas no ha sido fácil pero su lucha y su optimismo las ha convertido en unas auténticas supervivientes, además de unas luchadoras natas. Ahora se han marcado un nuevo objetivo: eliminar el estigma que hoyendía aún supone tener síndrome de Down y que el mundo cambie la imagen de los que sufren este transtorno genético.

Rosanne tuvo a Maddy siendo madre soltera, sin ningún tipo de ayuda, y recibiendo la peor de las noticias que puede recibir una madre, que su hija estaba enferma del corazón. A la dura experiencia de tener que enfrentarse a la operación a vida o muerte de su bebé cuando solo tenía ocho semanas de edad, Rosanne tuvo que añadir las palabras de unos médicos que centraban sus comentarios en los problemas que iba a tener en la vida por tener una hija con síndrome de Down y que poco menos que defenestraban las esperanzas de vida de su bebé. «Mucha de la información que me dieron en el hospital fue muy negativa, me mostraron fotos, era horrible», asegura. Además recuerda que uno de los doctores le dijo de forma tajante que su hija y ella no se parecerían nunca, y destrozada, le llevó una imagen suya de cuando era un bebé y la comparó con su hija. Se parecían más de lo que nunca llegó a imaginar.

Everyone has been asking me if I have a boyfriend and yes I do, this is him and we have been dating for 16 months. Say hi to Robbie. The other is a photo of my very first kiss and it was on my 18th birthday.

Posted by Madeline Stuart on Lunes, 15 de junio de 2015

Y durante toda la niñez y la adolescencia de Madeline su madre se ha esforzado en incularle la normalidad que ella quería para su familia y su espíritu de lucha en todos los aspectos de la vida. Por eso cuando Maddy, como la llaman cariñosamente, dijo que quería ser modelo, Rosanne la apoyó incondicionalmente. Con ayuda de una dieta y con mucho deporte, Maddy consiguió perder casi veinte kilos, algo especialmente complicado para las personas con síndrome de Down ya que ese cromosoma doble hace que tengan mayores probabilidades de tener problemas cardíacos y del sistema endrocrino. Maddy comenzó a practicar natación cinco veces a la semana, ir al cricket o bailar, una de sus pasiones. Todo mientras afronta una vida con tres agujeros en su corazón y una válvula, además de medicación para controlar la enfermedad.

Cassie on her case @onyacasepersonalfiness

Un vídeo publicado por Madeline Stuart (@madelinesmodelling_) el

Tras contar su historia en el Daily Mail su vida ha dado un verdadero vuelco y su sueño de ser modelo está cada vez más cerca. Varias marcas de moda, cosmética y maquillaje se ha puesto en contacto con Maddy para ofrecerle trabajar junto a ellos. Pero probablemente esa no sea la mayor recompensa para madre e hija. Ellas aún están sorprendidas de la respuesta de miles de personas que se han puesto en contacto con ellas a través de Internet o por correo ordinario para agradecer que hayan contado su historia, las que se sentían plenamente identificadas son ellas o las que, simplemente, querían mostrarles su apoyo.

Una foto publicada por Madeline Stuart (@madelinesmodelling_) el

«Hemos tenido un montón de ofertas y Maddy está encantada, pero nuestra vida no ha cambiado demasiado», explica Rosanne. «Queremos cambiar la imagen que se tiene de los discapacitados intelectuales, pero lo más importante es nuestra rutina diaria y ser felices», aclara. «Solo seguiré haciendo esto mientras Maddy sea feliz con ello, solo me importa lo que le haga feliz a ella», sentencia.

Junto a su grupo de baile, Bust a Move, Maddy acudirá a Los Ángeles para una actuación, pero además, también conocerá alguna de las ofertas que le han llegado, como una sesión fotográfica. Pero Estados Unidos no es el único país de donde le han llegado propuestas de trabajo, desde países tan dispares como Alemania o Hong Kong.

Y mientras siguen llegándoles mensajes de todo el mundo de los que han leído su historia. «Una señora me contó que leyó la página de Madeline y lloró durante una hora. Otra niña nos han enviado un mensaje para darle las gracias a Maddy», cuenta.

I feel so loved xxx love getting mail

Una foto publicada por Madeline Stuart (@madelinesmodelling_) el

«Siempre supe que mi hija se convertiría en viral», dice Rosanne, «creo que el mundo estaba esperando a Madeline», prosigue. «A veces la gente me mira por la calle y siento que tienen pena por mí, pero en realidad, yo las tengo por ellos porque nunca sentirán el amor incondicional de alguien como Maddy», afirma.  

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

La historia de superación de Madeline Stuart, la modelo con síndrome de Down