«Pesadilla en la cocina»: Alberto Chicote es la tercera opción de la noche en el estreno de la segunda temporada

El programa consiguió reflotar el Katay, un restaurante asiático con dos dueños que se llevaban a matar

Chicote a Baldo: «No tiene pinta de que te vaya a llamar» El chef habla con Baldo para conocer su versión, que dista mucho de la ofrecida por Giovanni

Alberto Chicote y su Pesadilla en la cocina consiguió salir dignamente en el estreno de su segunda temporada. Con los cambios de parrilla, Alberto Chicote tuvo que enfrentarse a Cuéntame cómo pasó y la gala en directo de Gran Hermano 14. Pesadilla en la cocina consiguió ser la tercera opción de la noche con un 11,6 % y 2.302.000 de telespectadores, lo que da idea de una audiencia que esperaba ansiosa el retorno del chef y que le bastante fiel.

Cuéntame cómo pasó se coronó un jueves más como líder de la noche al obtener un 21,6 % de la cuota de pantalla y 4.274.000 de televidentes con el capítulo No hay cuento de Navidad. Gran Hermano tuvo que conformarse con ser la segunda opción de la audiencia con un 18,7 % y 2.540.000 de personas.

Alberto Chicote estrenó ayer la nueva temporada de Pesadilla en la cocina con un duro reto. Se trasladó a Tomares (Sevilla) para intentar poner orden en el Katay, un restaurante asiático con dos socios que no se podían ni ver. Giovanni y Baldo llegaron a las manos en una de las múltiples discusiones que reflejó el programa, cuando el primero le dio un cabezado (o al menos hizo el amago) a su socio.

«Esto no es un restaurante, esto parece una guardería», les espetó Alberto Chicote a los dos dueños tras probar la comida, visitar la cocina y ver el nefasto servicio que ofrecían. El Katay estaba dirigido por Giovanni, un italiano que contrató a dos concineros asiáticos que no hablaban español y con los que se entendía «a gritos», y por Baldo, al que su socio acusaba de no trabajar ni preocuparse por el negocio. A parte de los líos personales, había otros más graves a nivel empresarial, que aderezaban el caos que se vivía día a día en el Katay.

Otra de las anécdotas de la noche fue cuando la novia de Baldo le espetó a Lidia, la pareja de Giovanni y que atendía las mesas en el restaurante que trajese unos zapatos más cómodos si no era capaz de atender las mesas más rápido. «¡Que te atienda tu novio!» le espetó Lidia fuera de sí. Tras un servicio caótico y donde estuvieron a punto de llegar a las manos, Giovanni y Baldo toman la decisión de que Baldo deje el restaurante, aunque las versiones de ambos son prácticamente opuestas. Giovanni sostiene que lo ha echado y, tras pensárselo un poco, se arma de valor e ilusión para sacar junto a Lidia el Katay adelante y no quiere saber nada más de su ya ex socio. Alberto Chicote queda también con Baldo para conocer su opinión. «El Katay no va a funcionar sin mí y tendrán que llamarme para que vuelva», afirma Baldo, que parece vivir en un planeta paralelo y no ve la realidad. «No tiene pinta de que te vaya a llamar ¿eh?», afirma Alberto Chicote, que cree que el joven se ha «escaqueado». Chicote le advierte: «las oportunidades no pasan todos los días, pero tú te has perdido una y es de las buenas».

La vuelta de Pesadilla en la cocina también revolucionó las redes sociales. En Twitter consiguió varios trending topics como #vuelvechicote, #Chi-kho-te, Baldo o Katay, entre otros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos

«Pesadilla en la cocina»: Alberto Chicote es la tercera opción de la noche en el estreno de la segunda temporada