La conexión argentina Vigo-Cádiz

Eduardo Berizzo y Gustavo López militaron en el equipo andaluz tras sus etapas en el Celta, como ahora Augusto Fernández, que regresa a Balaídos


vigo

Augusto Fernández regresa el lunes a Balaídos con el Cádiz, club que se hizo con sus servicios a finales de la temporada pasada y tras el paso del argentino por China. El que fue capitán del Celta ya jugó como visitante en el municipal vigués con el Atlético de Madrid en la misma temporada en que se marchó -lo hizo en el mercado de invierno, tomando una decisión que levantó ampollas-, pero ahora vuelve con la misma camiseta con la que lo hicieron otros dos nombres propios argentinos importantes del club: Eduardo Berizzo y Gustavo López.

El Toto fue el primero en cambiar Vigo por Cádiz. A sus 36 años, y tras haber logrado el ascenso con el Celta en el 2005, regresó a Primera, pero lo hizo vistiendo la camiseta d el conjunto andaluz. El central acababa contrato y el entones entrenador del equipo, Fernando Vázquez, no contaba con él, lo que le había obligado a buscar un nuevo destino tras más de cuatro años en Vigo. Allí iba a poner fin a su carrera futbolística.

Antes, el que luego sería entrenador del Celta entre los años 2014 y 2017, disputó 14 partidos con la camiseta del Cádiz entre los que estuvo la visita a Balaídos el 26 de febrero del 2006. Fue en un duelo en el que disputó los 90 minutos y los tres puntos se quedaron en casa gracias a los goles de Pablo Contreras y David Silva.

En la previa, el Toto había aprovechado para mostrar su cariño por el club. «Soy un rival circunstancial. He defendido esa camiseta como un vigués más», comentaba el actual seleccionador de Paraguay. Esperaba ser bien recibido por el público de Balaídos y su vaticinio se cumplió.

Lo mismo sucedió en el único partido que Gustavo López disputó como visitante en el municipal vigués. Fue tras el último descenso del equipo celeste, en el 2007, cuando tras no llegar a un acuerdo para la renovación, probó suerte en el conjunto gaditano, que en ese momento estaba en Segunda, donde colgaría las botas. En aquella última temporada de su carrera, Gustavo se enfrentó al Celta tanto en el Ramón de Carranza como en Balaídos, con derrota y victoria, respectivamente.

La única vez de Gustavo como visitante en la que fue su casa de durante ocho años y tras cerrar esa etapa (antes fue rival con el Zaragoza) fue el 18 de mayo del 2008, con resultado de 5-2 para los de Alejandro Menéndez y goles de Perera (2), Quincy (2) y Jorge Larena. Él no marcó, pero antes había avanzado que, de hacerlo, no lo celebraría en ningún caso. «Es una cuestión de principios. Es imposible ante un club que me ha dado tanto durante ocho años», zanjaba.

Balaídos le dio una calurosa bienvenida ya desde que se escuchó su nombre en las alineaciones. Eran momentos convulsos en los que el cariño a Gustavo se mezclaba con el rechazo al presidente: «Gustavo, sí; Mouriño, no», se oyó ese día.

El otro regreso de Augusto

Frente al cariño que recibieron Berizzo y Gustavo López cuando regresaron a Balaídos, la primera experiencia de Augusto fue muy distinta. Estaba muy reciente su marcha cuando el 20 de enero del 2016 el Atlético visitó en Copa a un Celta que eliminaría a los colchoneros. Y la hinchada de Balaídos lo tuvo presente para abuchearle. Este lunes, sin público, no se podrá comprobar si el celtismo le ha perdonado.

Berizzo dejó el Celta al no entrar en los planes de Fernando Vázquez tras finalizar su contrato. El Cádiz fue su último equipo como futbolista profesional.

Gustavo López no logró alcanzar un acuerdo para seguir en el Celta y defendió la camiseta del Cádiz en su última temporada como futbolista en activo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La conexión argentina Vigo-Cádiz