Vigo

¿Qué pasó con Álvaro Vadillo? Alguien me lo puede explicar. O mejor, alguien del consejo directivo del Celta debería relatar de forma urgente lo que ha sucedido para que el andaluz haya sido cedido al Espanyol. Porque es difícil encontrar algo similar en la historia del fútbol español: fichar a un futbolista y en ese mismo mercado deshacerse del mismo.

El primer refuerzo celeste para esta temporada deja Vigo sin haber tenido minutos en las primeras cinco jornadas. La respuesta únicamente la conoce Óscar García. Para que Vadillo no entrara en las rotaciones únicamente se me ocurren dos respuestas. La menos mala es que no entrenó como quisiera Óscar; la otra opción es que su fichaje se concretara al margen del de Sabadell.

Tras el partido del domingo en Pamplona, el entrenador olívico declaró que estaba seguro que el Celta lograría eludir el descenso. Ello le llevó a ser fuertemente criticado por un considerable número de aficionados, aunque viendo lo que sucedió el último día del mercado, algunos acabarán entendiendo al (desencantado) entrenador.

El cierre de este mercado deja al Celta con una plantilla de calidad inferior a la de la pasada campaña cuando se logró la permanencia por los pelos. Los directores deportivo y general del Celta, respectivamente Felipe Miñambres y Antonio Chaves, están más cuestionados que nunca por no haber sido capaces de reforzar al equipo.

Y no se trata de competir con Villarreal, Betis o Real Sociedad por su mayor potencial económico. Lo que pocos entendemos es que rivales de nivel similar o inferior al del Celta como Deportivo Alavés, Granada y Osasuna sí hayan sido capaces de hacer los deberes. Aquí, si eres creyente, no queda otra que rezar. Al menos hasta el próximo mercado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

Ridículo