El gran laberinto del Celta

Se siente cómodo ante rivales con juego abierto y sufre más ante el resto


Vigo

Los números y las sensaciones dicen que el Celta se siente más cómodo sobre el terreno de juego y obtiene mejores resultados cuando enfrente hay un equipo de la zona alta de la tabla que cuando le toca verse las caras con un rival de su liga. El 75 % de los puntos que han sumado los de Óscar llegaron ante contrarios cuyas metas este curso son diferentes que la de la permanencia por la que pelean los vigueses. Hay varios factores que pueden explicar esta realidad.

Planteamiento

Rivales que se encierran menos y dejan jugar

Los equipos que tienden a encerrarse resultan una auténtica pesadilla para un Celta que parece tener siempre las de perder contra ellos. Por el contrario, con los que se caracterizan por el planteamiento opuesto, se cierran menos y dejan jugar, el rendimiento de los celestes suelen ser más satisfactorio, ya que su juego fluye mejor dado su estilo. Les permite tener más tiempo para pensar y jugar el balón en mejores condiciones.

Posibilidades

Más opciones de contragolpes, un recurso efectivo

Ante los rivales que esperan atrás y priorizan no recibir goles, muchas veces con el recurso del marcaje al hombre, los vigueses necesitan elaborar mucho más. A menudo se encuentran más dificultades para alcanzar la portería rival, la gran losa del equipo en lo que va de temporada. Cuando el planteamiento del oponente es basar su juego en el ataque, les resulta más fácil optar por el contragolpe y encontrar espacios para poder montarlo con éxito. En los equipos que peor se le suelen dar al Celta es frecuente que los delanteros ayuden mucho más en defensa, algo que ocurre menos en los conjuntos de arriba, a los que les discuten el dominio del balón. Los célticos se desenvuelven mejor en duelos de ida y vuelta y en ocasiones sacan más rédito del contragolpe que de un ataque estático.

Motivación

Un estímulo adicional para los futbolistas

Visitar grandes escenarios y jugar contra equipos de renombre puede a menudo funcionar como una motivación extra para los futbolistas y los del Celta no parecen ser ajenos a ese factor. Aparte de que las dimensiones de los campos pequeños y estrechos de algunos rivales de abajo resultan incómodos para la idea del Celta. Pese a la derrota, el Camp Nou es un buen ejemplo de partido donde los celestes, en el debut de Óscar García Junyent, ofrecieron una gran imagen e incluso pusieron las tablas después de que se adelantaran los culés. Aunque también hay precedentes en los últimos años, alguno contra el Real Madrid, de recibir goleadas abultadas en sus estadios.

Experiencia

Acostumbrados a retos

Entre los fichajes de este verano hay varios jugadores que por los clubes de donde proceden están acostumbrados a los grandes retos. Del mismo modo que en el pasado reciente del Celta, con las semifinales de Europa League y Copa, parte de los célticos supieron también lo que es afrontar desafíos mayúsculos y, en algunos casos, consiguiendo sacarlos adelante.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

El gran laberinto del Celta