Gustavo López: «Equipos como el Celta no están acostumbrados emocionalmente a estar abajo»

El excéltico analiza la situación actual del equipo y lo compara con el que bajó a Segunda en el 2004 y del que formaba parte


Vigo

El excéltico Gustavo López ha analizado la situación de los equipos que están inmersos en la pelea por la salvación en #Vamos de Movistar, y en concreto el caso del Celta. «Hay equipos que no están acostumbrados (a estar abajo). Quieren jugar bien, tienen futbolistas para eso, pero si no cambian el chip lo van a tener difícil».

Sobre los celestes, recordó que «en el partido del Eibar no merecieron perder y contra el Valencia hicieron buen fútbol y tuvieron ocasiones, pero no concretaron», comenta advirtiendo de los peligros que pueden conllevar esta situación. «Cuando te ves tan apurado tan cerca de que el objetivo no llega, aparecen las prisas, las dudas, la falta de confianza en el equipo y en el propio compañero se empieza a notar». Cree que hay equipos «no están preparados emocionalmente para competir en esa zona» mientras que otros «como Leganés Eibar o Leganés sí lo están».

Gustavo López evoca el Celta del 2004 del que él formaba parte y que perdió la categoría tras varias temporadas consecutivas compitiendo en Europa. «Estaban Mostovoi, Jesuli, Luccin... Era un equipazo, teníamos muy buenos futbolistas y bajamos. No estábamos acostumbrados, llevábamos ocho o nueve temporadas jugando por Europa y por la Champions», rememora.

Su diagnóstico de lo que ocurrió entonces es que se vieron en una zona comprometida, pero confiaron en que saldrían. «Parecía que como éramos buenos, con buen fútbol ya llegaría e íbamos a salir. Cuando nos quisimos dar cuenta, faltaban tres o cuatro jornadas y terminamos bajando por un punto».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Gustavo López: «Equipos como el Celta no están acostumbrados emocionalmente a estar abajo»