Aires de cambio en la factoría

Covelo se perfila como el sustituto de García Bayón en la dirección de cantera del Celta, está por decidir el entrenador del filial y la estructura sufrirá ajustes


VIGO

El organigrama de cantera del Celta sufrirá ajustes este verano. El presidente Carlos Mouriño comentó la semana pasada que la estructura necesitaba crear un nuevo puesto, que descifrando sus palabras, iría encaminado a tener un formador propio para los entrenadores de la base, un pieza que encaja en los primeros movimientos del puzle de A Madroa. Porque Carlos Hugo García Bayón deja la dirección de cantera después de cuatro temporadas para centrarse en el staff técnico del primer equipo al lado de Fran Escribá, ser el responsable de la formación de los técnicos y asumir el apartado de metodología de las secciones inferiores, un puesto que hasta ahora ocupaba Eduardo Covelo, que se perfila como el próximo director de cantera, un cargo que podría estar adscrito a la secretaría técnica del club. Otra pieza importante del entramado es el entrenador del Celta B, cargo que podría dejar Rubén Albés después de dos temporadas. Los hermanos Jacobo y Marcos Montes, el curso pasado en el Coruxo, podrían erigirse en el relevo.

CARLOS H. GARCÍA BAYÓN

Ayudante de Escribá y encargado de la formación de entrenadores

El leonés se ha convertido en una especie de multiusos en el Celta. Fue segundo entrenador con Eusebio Sacristán en una primera etapa y cuando volvió en el 2015 fue para convertirse en director de cantera. Cuatro años después se integra en el cuerpo técnico del primer equipo pero al mismo tiempo está llamado a ocupar esa figura de formador de entrenadores a la que hizo alusión el máximo accionista del club: «Hemos visto la necesidad de crear un nuevo puesto, que le va a dar carácter a todo esto de la cantera. Está todo muy relacionado. Ese paso más era un formador nuestro, de todos los entrenadores, y de equipos convenidos» y de paso el vínculo entre toda la estructura del club debe ser más profundo como comentó el propio García Bayón: «Hay que llevar a cabo los proyectos marcados y que la relación entre primer equipo, Celta B y cantera sea más fluida».

DIRECCIÓN DE CANTERA

Todas las miradas apuntan a Eduardo Covelo

Eduardo Covelo (Vigo, 1977) es una de los cerebros del método Celta. Suya ha sido la coordinación de todo el fútbol formativo del club en los últimos años después de beber en las más diversas canteras -«somos muy eclécticos», ha repetido en infinidad de ocasiones- hasta crear un método propio que ahora se ha convertido en una pequeña referencia mundial. Además, Covelo ha oficiado como ponente en medio mundo. Ahora todo indica que le toca dar un paso más en su carrera y convertirse en el nuevo director de cantera céltico. No sería la primera vez que un hombre de la casa asumiera tal cargo, de hecho ya sucedió con Toni Otero en su día. El vigués terminó haciendo carrera como director deportivo del Lugo, del Las Palmas e incluso tuvo responsabilidades en el fútbol formativo del Barcelona. Otero fue uno de los precursores del actual modelo. Alrededor de Eduardo Covelo, además, se ha constituido un grupo estable de entrenadores que salvo contadas excepciones se han convertido en clásicos en A Madroa.

EL BANQUILLO DEL FILIAL

La etapa de Rubén Albés podría tocar a su fin después de dos temporadas

No está nada clara la continuidad de Rubén Albés en el banquillo del filial después de dos temporadas antagónicas pero con el fin de la permanencia conseguido. El primer curso plantó al Celta B en la segunda eliminatoria de la fase de ascenso a Segunda A y el segundo evitó el descenso ganando los dos partidos del play-out al Alcoyano. Durante este tiempo el primer equipo cambió tres veces de entrenador y el vigués nunca tuvo la consideración de alternativa como sucedió en otros banquillos como el Levante, Villarreal o ahora Espanyol, un dato que puede inclinar la balanza en la decisión de Albés.

La alternativa de los hermanos Montes

Si finalmente hay relevo en el banquillo del Celta B, Jacobo y Marcos Montes, ex del Coruxo, son los mejor colocados para hacerse con la plaza. Por el momento los redondelanos no le cierran la puerta a un cambio de aires pero sin pronunciarse abiertamente. «A todo profesional lle gusta crecer», fue la respuesta de Jacobo al ser preguntado al final de liga del Coruxo por su futuro. Ahora parece que ha llegado el momento de tomar una decisión con el aval de una buena temporada en Segunda B después de muchos años en Tercera.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Aires de cambio en la factoría