Vigo

La sombra de Iago Aspas es tan alargada que su ausencia produce pavor. Sin su futbolista de referencia el Celta se estrelló ante el Athletic, que ganó en Vigo y que sale del descenso, una zona roja que el equipo de Miguel Cardoso tiene ahora a solo cuatro puntos y que debe ser su foco inmediato. Los vigueses cuajaron un pésimo partido, pero el fútbol les dio una oportunidad en el final del primer tiempo cuando Fran Beltrán igualó el tanto inicial de Muniain. Pero el subidón en el preámbulo del descanso no sirvió de nada y Williams sentenció con una contra tan simple que el asistente fue Herrerín. Sonrojante para la zaga viguesa, que ayer echó de menos a David Costas.

La derrota comenzó a fraguarse en la pizarra. Cardoso descartó un orden lógico de sus piezas para hacer olvidar a Iago Aspas y colocó a Fran Beltrán casi como media punta. Y el toledano, todo voluntad y despliegue, estaba sufriendo con esa posición. Tampoco ayudaba el exceso de tráfico por dentro con Boufal -perdido en regates imposibles que solo sumaban en lo individual- y Brais por el pasillo central porque pese a acumular peloteros el Celta caía ante un Athletic mejor plantado, con las ideas más claras y convertido en un frontón ante un rival tan precipitado como previsible.

En medio de ese sombrío panorama, Maxi Gómez, el más metido de todos, forzó un córner con el tiempo cumplido y prolongó el balón para que el toledano apareciese libre de marca para empatar el partido y neutralizar el tanto inicial de Muniain.

Ese gol sonaba a nueva oportunidad para un Celta que salió con la idea de tocar el balón y mandar, pero salvo una falta botada por Maxi que terminó en el palo, fue el Athletic quien leyó mejor la partitura del encuentro. Se defendió con orden y envió balones a Williams, que en su primera cabalgada se encontró con el despiste de Araujo para hacerle el mejor regalo a Muniain. Con el marcador a favor, otra penetración por la banda izquierda del Celta provocó que el balón se pasease, sin rematador, por toda el área pequeña.

En directo: Real Club Celta - Athletic Club de Bilbao

Parecía que el tanto cambiaría la dinámica del partido del Celta, pero nada más lejos de la realidad. Los locales solo metieron miedo al rival en un disparo de Maxi que repelió Herrerín nada más volver del vestuario, porque a las primeras de cambio llegó un desajuste grotesco que terminó por costar el partido. Hererrín sacó el balón desde su área en largo, Lobotka erró en el salto y Cabral se quedó en modo contemplativo, lo que facilitó la carrera de Iñaki Williams para plantarse solo ante Rubén y marcar con un tiro cruzado. A partir del 1-2 el Celta se convirtió en un esperpento perdido en el campo, sin ideas y sin ocasiones. El Athletic controló el partido a su antojo, salió a la contra y solo dos buenas intervenciones de Rubén evitaron el tercero de los vascos. Aduriz, con un disparo seco nada más entrar, tuvo la más clara.

Como solución, Cardoso tiró del manual de Mohamed. Acumular jugadores en ataque, Eckert incluido, y terminar colocando a Brais como centrocampista y a Okay como cabeceador. El turco, de lo más aseado del partido de color celeste, prologó en el minuto 95 un balón que Maxi envió fuera por centímetros. Fue el único momento de esperanza. Demasiado poco para un Celta que debe comenzar a pensar en sumar cuanto antes los puntos para asegurar su continuidad en la élite. Porque lo de este lunes, ante un rival lleno de problemas, es para echarse a temblar.

 Ficha técnica

1. RC Celta: Rubén; Hugo Mallo, Cabral, Araujo, Juncá; Okay, Lobotka (Sisto, min.63); Beltrán (Hjulsager, min. 80); Brais, Boufal (Eckert, min.74); Maxi Gómez

2. Athletic: Herrerín; Capa, Unai, Íñigo Martínez, Yuri; Beñat, Dani García; (San José, min.75) De Marcos, Muniain, Córdoba (Balenziaga, min.88); Williams (Aduriz, min.62)

Goles: 0-1 Muniain min. 19; 1-1 Beltrán min. 46; 1-2 Williams min. 53.

Árbitro: Martínez Munuera (colegio valenciano ). Amonestó con tarjeta amarilla a Okay y Hugo Mallo por parte del Celta; a Williams, Córdoba, Dani García, Muniain y Aduriz por parte del Athletic

Incidencias: partido correspondiente a la decimoctava jornada de la Liga Santander disputado en el estadio municipal de Balaídos ante unos 12.000 espectadores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El Celta deambula por Balaídos