Iago Aspas: «No esperaba tanto protagonismo»

El «genio de Moaña» celebra su gran año en el Celta y vive cada día en la selección como si fuera el último

.

Madrid / Colpisa

Como el buen vino, el fútbol de Iago Aspas mejora con los años. Y sus registros goleadores, también. No en vano, a dos meses de cumplir la treintena acaba de firmar la mejor temporada de su vida: 27 goles que han llevado al Celta a semifinales de la Copa y de la Europa League. También le han valido el trofeo Zarra y la llamada de Julen Lopetegui, a la que correspondió marcando en su debut con la selección en Wembley. Y sin embargo, el Genio de Moaña vive cada convocatoria como si fuera la última.

-¿Sigue llevándose la ropa de la selección a casa?

-Nunca sabes si vas a volver. Estar aquí es un lujo para cualquier jugador. Más aún para los que llevamos menos tiempo. Tengo que tratar de hacerlo lo mejor posible para seguir viniendo.

-¿Impresiona entrenar con un equipo repleto de campeones del mundo y de Europa?

-Con muchos jugadores sí. A otros ya los conocía. Pero cuando se junta tanto crack, jugar al fútbol es mucho más fácil.

-En ese sentido, ¿ayuda el estilo del Celta?

-Por supuesto. El estilo es el mismo, y el 4-3-3 más o menos el mismo que venimos utilizando en la selección.

-Además, fue llegar y besar el santo.

-La verdad es que no me esperaba tanto protagonismo. Vine por la desgracia de la lesión de un compañero y el míster me dio la oportunidad en Wembley. La última vez que vine también pude tener minutos en los dos partidos, aunque fueran menos... Lopetegui siempre me da mucha confianza, charla bastante conmigo. Es ese plus que te da para seguir trabajando y hacer las cosas bien.

-Y a base de goles, tanto en la selección como en el Celta, ha terminado siendo un fijo.

-Pero sigo con la ilusión del primer día. Tanto puedes estar hoy como no estar mañana. Hay tantos compañeros, muchos jugadores que lo están haciendo bien... Nunca sabes si puedes volver.

-Para estar en Rusia la competencia se multiplica. Morata, Diego Costa, ahora Sandro, están llamando a la puerta...

-También Aduriz. Son muchos los delanteros que están haciendo goles, pero cada uno trata de hacerlo lo mejor posible, y tener la confianza del míster la verdad es que es un punto a favor. Espero que me salga todo tan bien como hasta ahora.

-En cualquier caso, primero hay que sellar el pase al Mundial.

-Tenemos un partido muy difícil el domingo ante Macedonia, fuera de casa. Es un rival que ya nos puso las cosas muy complicadas en Granada. Ganando ya se presentarían las vacaciones de verano y el descanso mucho más tranquilos, aunque pensando en la siguiente cita contra Italia.

-¿Será un «match ball»?

-Podría ser uno de ellos, pero primero hay que ganar en Macedonia. Ya habrá tiempo de pensar en Italia.

-Quizá haya sido esta la mejor temporada en la historia del Celta.

-Sí, creo que fue una gran temporada para nosotros. Nos faltó culminarla con una final en las dos semifinales que jugamos, pero tanto en el plano colectivo para el Celta como en el individual para mí fue un gran año.

-Si Guidetti hubiera conseguido embocar ese balón en la última jugada en Old Trafford...

-Sentí rabia, impotencia. Lo has visto tan cerca y no poderlo culminar... Pero me quedo con las ganas y el espíritu del equipo.

-¿Qué le faltó al Celta para pelear por Europa en la Liga?

-El haber llegado tan lejos en la Europa League y en la Copa del Rey nos pesó un poco. La plantilla ya no dio para más, y habernos salvado dos o tres meses antes del final de Liga fue un gran mérito, aunque en las últimas jornadas nos dejamos llevar.

-Y ahora sin Berizzo, ¿qué?

-Era una persona muy importante para el equipo, llevábamos ya tres años juntos y sabíamos cómo trabajaba; pero llega un entrenador nuevo como es Unzué, una ilusión nueva y habrá que esperar a pretemporada para ir asentando las piezas y ver cómo va el nuevo proyecto.

-Aunque no haya coincidido con Unzué, él sí que conoce Balaídos.

-El año que él estuvo con Luis Enrique yo firmé por el Liverpool, pero muchos de mis compañeros sí le conocen. Unzué tiene esa filosofía de buen fútbol que tanto nos gusta en el Celta.

-Y con él, puede regresar Nolito.

-No es una operación fácil ni para Nolito ni para el club, pero podemos rezar para que venga (se ríe). Sería un gran aporte como compañero y dentro del terreno de juego, por supuesto.

-Iago Aspas tiene fama de ser un «enfermo» del fútbol...

-La verdad es que me gusta muchísimo, desde pequeño. Le dedico bastantes horas. Cuando llega el fin de semana me toca ponerme en el ordenador o en la tablet para que mi hijo pueda ver los dibujos (se ríe).

-¿Hay un futuro director deportivo ahí?

-Primero me quedan cinco años de contrato, que espero cumplir o alargar alguno más...

-¿Y colgar las botas en el Celta?

- Eso por supuesto. Después sí que me gustaría seguir trabajando en el club, como ojeador o director deportivo. Algo relacionado con el fútbol seguro.

Votación
9 votos
Comentarios

Iago Aspas: «No esperaba tanto protagonismo»