Saleta Castro: «El amor es lo más importante»

La triatleta pontevedresa reconoce que superar el agotamiento le sirve para buscar soluciones a todo

.

Saleta («Me lo pusieron por mi bisabuela» Castro (Pontevedra, 1987), ojos oscuros, sonrisa fácil, es la niña que veía fascinada el Ironman de Hawái por la tele o la que le ocultaba a su madre que iba a entrenar con el equipo de atletismo. Lleva las carreras en la sangre. Cuanto más duras, mejor. Y no le ve el final.

-Triatleta de larga distancia, ¿Se puede ser profesional de eso?

-Sí, claro. Yo lo soy.

-Tendrá que buscarse mucho la vida para financiarse tanta carrera y tanto viaje.

-Hasta el año pasado me lo gestionaba todo yo: buscar patrocinadores, mover las redes sociales, hacer la labor de mánager... Pero después de ir a correr el Ironman de Hawái entré en un equipo profesional belga, Itzu tri team y ahora son ellos los que negocian. Me dan un fijo anual y ellos lo pagan todo. Como un equipo ciclista profesional.

-La suya es una prueba muy exigente. ¿Es más difícil siendo una chica?

-Sí. Porque cuando un chico se retira parece que no pasa nada, es porque algo le ha sentado mal. Si se retira una chica es que no vale o que pone excusas. A mí me criticaron, me dijeron que era muy mediática pero que mis resultados no estaban a la altura. Y eso que llevo corriendo toda la vida y he sido campeona de España en todas las modalidades de triatlón.

-Si hubiera ganado el Ironman de Hawái, ¿cuánto habría ganado?

-Cien mil dólares, creo. Aunque quedé la número 31.

-¿Y cuánto ganó?

-Nada. Pero en otros ironman sí que gané.

-Ya. Imagino que correr en Hawái ya es un premio.

-En categoría profesional solo lo han hecho tres españolas y una dio positivo por EPO. Es un premio la primera vez, yo quiero repetir y entrar entre las 20 mejores.

-¿Qué disciplina prefiere de las tres?

-Yo empecé en el deporte nadando. Me siento muy a gusto en el agua. La bicicleta es lo que más te cansa psicológicamente, pero llegas a muchos sitios que de otra manera no podrías llegar. Te da sensaciones que otro deporte no puede. La carrera a pie es las más difícil de entrenar. A mí siempre me cuesta salir a correr, pero la sensación de acabar un buen entrenamiento de carrera a pie, la natación o la bici no te lo dan.

-Me imagino que ustedes estarán acostumbrados al agotamiento.

-Cuando me levanto por la mañana siempre estoy reventada. Pero solo al despertar. Luego haces tu rutina y el cuerpo va calentando. En competición sí que llega un punto en que sientes tanto dolor que lo único que te lleva es la cabeza. Al pasar las seis horas de carrera solo te lleva la fuerza mental. Para darlo todo, me refiero. Lo fácil es bajar el ritmo.

-Superar una de esas situaciones de agotamiento le servirá luego para sentirte invencible...

-Invencible tal vez no, pero sí te sirve para buscar siempre una solución a todo. No buscar el camino fácil.

-Sus amigos, su mundo, ¿está todo relacionado con el deporte?

-Cuando llevas tantos años como yo, casi todo está relacionado con el mundo del deporte.

-Últimamente se habla mucho de acoso. ¿Usted lo ha sufrido?

-No. Mis entrenadores siempre fueron muy respetuosos. Eran como padres. No pasaron la línea ni de lejos.

-Tanta dedicación, tanto entreno... ¿Le da tiempo a ligar, por ejemplo?

-¡Tengo novio! Es ciclista, pero bueno, ya lo conocía de antes. Intento tener algo de tiempo libre. salvo cuando estoy en período competitivo, que no quiero que nadie me distraiga.

-¿Cómo es un día perfecto?

-Un día con un entrenamiento largo de 60 kilómetros en bici y 30 corriendo y, si sale bien, me voy a casa supercontenta, pero tengo que rematarlo con una cena con mi familia.

-Si pudiera ser la protagonista de una película, ¿qué película sería?

-The Guardian. Es una película sobre unos rescatadores marítimos. Hay un nadador prepotente y orgulloso pero que cambia y consigue ser un gran rescatador.

-Elija un compañero para cenar: Donald Trump, Cristiano Ronaldo, Puigdemont o Julio Iglesias.

-Hummm. Cristiano Ronaldo, porque es el más joven. Aunque soy del Barça.

-¿Y no es del Celta?

-No, soy más del Deportivo.

-Dígame algo que aborrece.

-La gente que se cree más de lo que es; que piensan que están por encima de los demás.

-¿Tatuajes?

-Sí, tres.

-¿Se enamora mucho?

-Sí. Hasta que conocí a mi novio era muy enamoradiza.

-Una canción

-Better together, de Jack Johnson.

-¿Que es lo más importante en la vida?

-El amor. Y saber agradecer.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Tags
Comentarios

Saleta Castro: «El amor es lo más importante»