Carne de potro para mantener la figura a raya

Entre los propósitos de año nuevo de muchos se encuentra una dieta sana y equilibrada. Con este menú podrán cumplir con este deseo sin renunciar a disfrutar con la comida

Las campanadas y las doce uvas son el punto de partida de los buenos propósitos. Y el cambio de hábitos en la alimentación empieza a ser un indispensable de muchas de las listas. Seguir una dieta sana y equilibrada no es sinónimo de aburrimiento; de hecho, ponerse en serio con este tema puede ser una gran excusa para llevarse a la boca alimentos que no solemos incluir en la cesta de la compra. Es el caso de la carne de potro gallego 100 % raza autóctona, que es sabrosa e indicada para todo tipo de personas por su gran cantidad de nutrientes.

Este producto, bajo en grasas, de alto contenido proteico y elevado contenido de hierro asimilable, se convierte en un aliado a la hora de reducir el colesterol, activar el metabolismo o de prevenir enfermedades cardiovasculares. Si a sus propiedades nutritivas se les añade el excelente valor culinario y las muchas posibilidades que ofrece en la cocina, sin duda, se trata de una excelente opción para ponerse a punto de cara al buen tiempo.

Con un ligero carpaccio, pero también con una hamburguesa, demostramos que es fácil y sencillo comer diferente, sabroso y sin renunciar a lucir palmito.

Carpaccio de potro

*4 personas

  • 400 g de solomillo de potro gallego
  • 3-4 cucharadas de alcaparras
  • 150 g de hojas de rúcula
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva virgen extra (opcional)
  1. Fileteamos en rodajas muy finas los solomillos de potro.  
  2. Colocamos los cortes ocupando todo el plato.
  3. Salpimentamos al gusto
  4. Rallamos el parmesano sobre la carne y añadimos las alcaparras y la rúcula
  5. Como colofón, para darle un punto mediterráneo, echamos un chorrito de aceite de oliva virgen extra

Hamburguesa de potro

*4 personas

  • 800 gramos de carne de potro gallego picada

  • 2 huevos
  • Perejil picado
  • Pan de hamburguesa
  • Lechuga
  • Rúcula
  • Tomate
  • 2 cebollas grandes
  • Pepinillos
  • Un aguacate

1. Mezclamos en un recipiente la carne, el huevo batido, la rúcula, el perejil picado fino y cebolla muy, muy fina. Salpimentamos.

2. Amasamos hasta conseguir una masa uniforme. 

3. Posteriormente hacemos, con esa masa, entre cuatro y seis bolas, que aplastaremos en forma de discos de un grosor medio.

4. Con las hamburguesas listas podemos prepararlas en la plancha o en el horno. De cualquiera de las dos formas no necesitaremos mucho tiempo ni preparación. Importante: vigila los tiempos para que no se quemen mucho por fuera.

5. Por último, colocamos los diferentes ingredientes dentro del pan: lechuga, rodajas de tomate, la hamburguesa, un par de tiras de cebolla y, finalmente, el pepinillo y el aguacate en rodajas. 

 

Osobuco y croca de potro para salir de la rutina en el 2021

Redacción

Este producto, apreciado en su día por nuestros padres y abuelos, ha regresado con fuerza a las mesas de los restaurantes más prestigiosos. Para aprovechar todo su potencial solo hay un secreto: escoger la guarnición más adecuada

La carne de potro gallego 100 % raza autóctona ha vuelto para quedarse, y lo hace por varios motivos: sabor, variedad, textura y salud son algunas de las razones que han hecho que se recupere el consumo de un producto de gran demanda en el pasado y muy apreciado en otros países.

Este ingrediente, avalado por la Asociación de Criadores de Cabalo de Pura Raza Galega, es muy versatil a la hora de cocinarlo y proporciona una gran cantidad de nutrientes. Además, y no es tema menor, se adapta prácticamente a cualquier tipo de acompañamiento. Por lo que si tenemos restos por la nevera de alguna crema, arroz o guarnición de verduras, se le puede dar salida con esta proteína. Por ello, tanto la croca como el osobuco constituyen dos fórmulas igual de sabrosas, aunque con condimentos y preparaciones diferentes.

Seguir leyendo

Votación
6 votos
Comentarios

Carne de potro para mantener la figura a raya