Este producto, apreciado en su día por nuestros padres y abuelos, ha regresado con fuerza a las mesas de los restaurantes más prestigiosos. Para aprovechar todo su potencial solo hay un secreto: escoger la guarnición más adecuada

Redacción

La carne de potro gallego 100 % raza autóctona ha vuelto para quedarse, y lo hace por varios motivos: sabor, variedad, textura y salud son algunas de las razones que han hecho que se recupere el consumo de un producto de gran demanda en el pasado y muy apreciado en otros países.

Este ingrediente, avalado por la Asociación de Criadores de Cabalo de Pura Raza Galega, es muy versatil a la hora de cocinarlo y proporciona una gran cantidad de nutrientes. Además, y no es tema menor, se adapta prácticamente a cualquier tipo de acompañamiento. Por lo que si tenemos restos por la nevera de alguna crema, arroz o guarnición de verduras, se le puede dar salida con esta proteína. Por ello, tanto la croca como el osobuco constituyen dos fórmulas igual de sabrosas, aunque con condimentos y preparaciones diferentes.

En la primera propuesta, a la croca de potro gallego le acompaña el tomate cherry. Juntos proporcionan un resultado tan sencillo como sabroso, en el que la plancha saca todo el potencial del producto. La segunda alternativa es algo más elaborada, pero igual de deliciosa, con una solución ideal para recuperar el calor en el frío inverno con un clásico como el guiso a la naranja.

Se trata de dos opciones que, con sus respectivos acompañantes, elevan a la máxima expresión el sabor de un manjar en auge: la carne de potro gallego.

Croca de potro gallego a la plancha con tomate cherry

*Para 2 personas

  • 2 filetes de croca de potro gallego
  • 15 tomates Cherry

  • 4 hojas de salvia

  • 2 cogollos de lechuga

  • Aceite de oliva

  1.  Para sacar todo el sabor a la carne es importante atemperarla fuera de la nevera al menos una hora antes de prepararla.
  2. Con la finalidad de sellar bien la carne y que no pierda su sabor, la plancha debe estar muy caliente antes de colocar la croca de potro gallego. Por ello comenzamos echando un chorrito de aceite de oliva virgen extra sobre una plancha que habremos puesto previamente al fuego.
  3. Trituramos la salvia hasta lograr un polvo espeso.
  4. Aplicamos la salvia por ambos lados de los filetes de croca.
  5. En el momento en el que la plancha esté lo suficientemente caliente, colocamos los filetes de croca de potro sobre ella. Sellaremos la carne vuelta y vuelta por fuera para dejarla tierna y jugosa por dentro.
  6. Servimos la croca en una bandeja y la fileteamos en varios trozos. Salpimentamos al gusto.

Osobuco de potro gallego a la naranja

*Para 2 personas

  • 4 piezas de osobuco de potro gallego 100x100 raza autóctona
  • 10 patatas pequeñas
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento rojo
  •  1 pimiento verde
  • 2 naranjas de zumo
  • 500 g de maicena
  •  Vino blanco
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal
  1. Comenzamos dorando las piezas de osobuco de potro en una cazuela con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Una vez las piezas vayan tomando color retiramos y reservamos.
  2. Troceamos cebolla, pimiento rojo y pimiento verde, los echamos en la misma cazuela y hacemos un sofrito.
  3. Cogemos las piezas de osobuco que habíamos reservado y las volvemos a meter junto a las verduras. Sofreímos un par de minutos y salpimentamos al gusto
  4. Mojamos la cazuela con un par de vasos de vino y el zumo de naranja. Añadimos las patatas pequeñas y dejamos cocer la mezcla durante algo más de media hora. No perderemos en ningún momento de vista la carne y las patatas para que queden tiernas
  5. Servimos la pieza de osobuco sobre el plato con unas cuentas patatas alrededor y acompañamos del jugo de la cocción.
  6. Por último, colocamos los cherry en la misma plancha y los pasamos durante cinco minutos. Retiramos y colocamos en la misma bandeja que la carne.
Votación
5 votos

Osobuco y croca de potro para salir de la rutina en el 2021