Las academias gallegas, desbordadas por las matrículas de los opositores

Manuel Varela Fariña
Manuel Varela REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

Una clase presencial, que se imparte también de forma telemática, en la academia Nós Oposicións
Una clase presencial, que se imparte también de forma telemática, en la academia Nós Oposicións

La flexibilidad de las clases y la oferta de plazas atraen nuevos alumnos

29 ago 2021 . Actualizado a las 15:26 h.

«Estamos absolutamente desbordados coas matrículas», confiesa Alfonso Villares, uno de los socios de Nós Oposicións, academia con varios centros de preparación de oposiciones repartidos por toda Galicia. En Centro Estudio, el coordinador Rubén García coincide en que este verano ha habido «más matriculaciones de lo normal», y en la misma línea habla Antonio Estévez, director y fundador de Infórmate Oposiciones. Los tres apuntan a varios factores para este incremento en el número de alumnos estas últimas semanas, como la elevada oferta de plazas en varias administraciones y la flexibilización de algunos procesos selectivos.

«Muchos exámenes quedaron para después del verano, así que mucha gente siguió yendo a clase este mes, que normalmente suele ser prácticamente inhábil», señala Estévez, que apunta a todos los procesos que se han ido acumulando al no poder celebrarse durante los primeros meses de la pandemia. A eso se suman las plazas que han ido ofertado diversas administraciones, desde el Sergas a Correos, ayuntamientos, diputaciones, Estado o universidades. Precisamente una de estas últimas, la de Santiago, convocó recientemente una oferta para cubrir cien plazas de auxiliar administrativo. «Estamos formando grupo para comezar as clases en setembro», apunta Villares.

El socio de Nós Oposicións indica que el 31 de julio terminó la campaña para realizar matrículas gratuitas pero que, a partir de ahí, muchas personas que no aprobaron en los procesos de junio, entre ellos los de Educación, siguieron apuntándose o solicitando información. «Este ano tivemos un goteo de xente constante», reconoce.

Otra de las bazas es la flexibilidad de las clases. Estos tres centros imparten todas sus clases de forma telemática y las combinan con presenciales. «Notouse moito a transformación dixital. O ano pasado obrigáronnos as circunstancias e funcionou ben porque ao longo do curso foi aumentando a xente que se incorporaba ao sistema virtual», indica Villares. «A interacción é igual que na presencial. Nas oposicións houbo bos resultados porque a xente da casa aprobou tamén», remarca tras una práctica que «chegou para quedarse».

Procesos con mayor demanda

Entre las ofertas que más interés han despertado, además de los auxiliares administrativos de la USC, están el cuerpo C2 de auxiliares en la Xunta y el Sergas, celadores y trabajadores sociales en este último o puestos vacantes en Correos. «La oposición de auxiliar administrativo siempre tiene más tirón que el resto porque las exigencias en cuanto a formación no son las más altas», comenta Rubén García.

«Las más populares son Xunta y Sergas, pero hay otras grandes administraciones como Tráfico, cuencas hidrográficas o Agencia Tributaria. Además, con la Administración General no siempre es ir a trabajar a Madrid», recuerda Antonio Estévez. Aunque haya oposiciones que resulten más atractivas, tanto por las plazas ofertadas como por el grado de dificultad para prepararse, el director de Infórmate Oposiciones advierte de que es necesario «empaparse de toda la información posible antes de tomar una decisión».

Lo primero que hacen los responsables de las academias es orientar a las personas que llegan solicitando información «porque hay mucho desconocimiento de los procesos». Les explican en qué consistes las pruebas, ya que además las administraciones están introduciendo cambios para agilizar las pruebas, y se resuelven dudas como responderles en qué consisten las plazas de acceso libre. «Es importante diferenciar si es mediante concurso oposición, por ejemplo», añade Estévez.

«Se é concurso oposición hai que ter en conta que por moi boa nota que obteñas, non é seguro ter praza. É bo para unha substitución, entrar de interino e acumular experiencia para no futuro sacar praza», continúa Villares, subrayando la importancia de los méritos del candidato en este proceso. Aún así, avanza que «cun bo exame o normal é empezar a traballar».

«Lo mínimo para prepararse suele ser un año, todo lo que sea bajar de ahí es dedicarle mucho tiempo y esfuerzo»

¿Qué recomendarle a alguien que acaba de matricularse? «A todos los alumnos les decimos que estén en todas las clases, si no es en directo que sea en diferido. Mejor en directo para interactuar y, si es en diferido, verlas lo antes posible para no acumular los vídeos», contesta Rubén García, que también pide a los opositores que vayan al día con los test y dediquen, al menos, una hora al día al temario. «Tienen que coger ritmo de estudio; hay mucha gente que lleva tiempo sin hacerlo. Además, el último mes es duro, aunque quien lo lleva bien hace solo repaso», añade. En cuanto al tiempo estimado para prepararse, el coordinador de Centro Estudio dice que depende de la categoría, pero que «lo mínimo en general es un año». «Se puede hacer en menos, pero bajar de ahí es dedicarle mucho tiempo y esfuerzo», reconoce. Un año, según García, permite terminar todo el temario y hacer un repaso con varios simulacros de examen.

Alfonso Villares habla también de entre ocho y diez meses de «preparación e traballo constante semanal» de cuatro a cinco horas para aquellos que se vayan a presentar al grupo C2, al que se apunta «moita xente que non ten claro onde ir».

«Tenemos gente que sufrió las dos crisis»

Entre los opositores hay perfiles de todas las edades y formación. «Tenemos gente que ha sufrido ya las dos crisis, esta y la del 2008», comenta Antonio Estévez. La media de edad entre sus alumnos pasa de los 30, si bien hay muchos que acaban de terminar la carrera o personas que vienen de los ERTE sufridos en el sector bancario con más de 50 años.

El director de Infórmate Oposiciones destaca la diferencia «cada vez mayor» con el empleo privado para explicar el aumento de opositores: «Hay conciliación, formación en horas de trabajo, empleo fijo y seguro, inclusión y mejor salario o vacaciones. Hace tiempo que el empleo público va por delante».

Las nuevas oposiciones reducirán los exámenes y darán menos peso a la teoría

Lucía Palacios

Las cerca de 30.500 plazas convocadas este año por el Gobierno para acceder a un puesto como funcionario no son suficientes para solucionar los graves problemas que tiene la Administración Pública, como el recorte de 50.000 empleados en la última década y el envejecimiento de su plantilla, con una edad media de más de 50 años. Pero no son las únicas debilidades que arrastra. Porque también tiene importantes dificultades para atraer talento, una circunstancia a la que hay que sumar la lentitud de los procesos para acceder a un empleo público.

Seguir leyendo