Un congreso para poner a Feijoo en el centro de todo

j. C. SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

XOAN A. SOLER

Las medidas sanitarias enfrían un evento con coprotagonismo del calor y de Ayuso

17 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Resultó exagerado hasta para el propio Feijoo, que reconoció en su discurso para pedir el voto que tendría que «multiplicarse por dos» para llegar a merecer la tonelada de piropos y reconocimientos que recibió de sus «colegas» que lo quisieron acompañar. El presidente de la Xunta y aspirante a dirigir hasta cuando él quiera el PPdeG -son cuatro años, pero si no hay quinta candidatura, no los cumpliría- fue el centro de todo en un acto que también sería el doble de intenso si las gradas del Multiusos de Sar estuvieran un poco más llenas, porque el recinto, con capacidad para más de seis mil personas, daba cierta sensación de desnudez. Pero era obligada.

La organización tenía previsto un congreso algo más ordinario, pero las respuestas de los líderes autonómicos, que acudieron masivamente ante la invitación de los populares gallegos, obligó a darle un giro a la primera jornada, que apuntaba aburrida de puertas afuera, ya que se debatían las enmiendas a las ponencias, pero nadie tuvo los motivos o el valor para desentonar y salirse del guion.

El presentador del acto, con su voz en off, tenía carta de libertad para interrumpir cualquier intervención de los peones del partido que estaban puliendo las ponencias para anunciar la llegada de los diferentes líderes autonómicos, tratados como auténticas estrellas políticas. Cada vez que se asomaba uno sonaba una nueva versión de la música corporativa que acompaña al PP en estos actos, con trompetillas y violines que recordaban a las galas norteamericanas.