Feijoo: «O toque de queda flexible non é un capricho»

El presidente de la Xunta lamenta que no se sepa el ritmo de llegada de vacunas

Feijoo, tras el Consello de la Xunta
Feijoo, tras el Consello de la Xunta

«Na opinión dos expertos, deberiamos contar con dous instrumentos máis, para o que solicitamos a implicación do Goberno central». El presidente de la Xunta insistía ayer en que el toque de queda debería ser más flexible para poder adaptarlo a la situación epidémica de cada territorio. «É un clamor» en la mayoría de las comunidades, independientemente de su color político y de su Gobierno, ha recordado Feijoo. «Pódolles asegurar que non é un capricho, senón unha decisión sanitaria necesaria».

«O Goberno está a tempo de rectificar, e eu agardo que o faga», dijo, porque en el Consejo Interterritorial se va a seguir planteando una medida que tanto la Xunta como el comité de expertos que hace seguimiento de la pandemia consideran fundamental para el control de esta tercera ola.

La otra gran cuestión ha sido la de buscar un consenso nacional para limitar las interacciones en los centros laborales, y una primera aproximación es la poner en marcha de nuevo el teletrabajo en aquellos ámbitos en los que se aplicó en el confinamiento en marzo. «Pero entendemos que unha medida deste calado debe orientarse de maneira coordinada» a nivel estatal, porque afecta a empresas y negocios que funcionan incluso a nivel global. La Xunta reforzará el teletrabajo para disminuir todavía más la posibilidad de contagio.

«As vacinas son insuficientes»

El presidente de la Xunta ha insistido en que el ritmo de reparto de vacunas es demasiado lento y no se sabe con certeza cuándo se podrá alcanzar la inmunidad necesaria en la población para empezar a convivir con el virus de una manera diferente. «Non dispoñemos nin de calendario central de vacinación nin de garantías de cando, en que número e con que intensidade se distribuirán as vacinas» a las comunidades y a los servicios de sanidad autonómicos, ha lamentado el presidente.

Galicia ha avanzado rápido en el proceso dentro de las posibilidades, por el «escaso número» de dosis que van llegando, y de hecho el 98 % de los colectivos prioritarios ya han sido vacunados. En total, 8.540 personas han recibido ya las dos dosis.

Al preguntarle sobre el error que se produjo en la administración de dosis (que se puso a 17 trabajadores que no eran de primera línea en el área de Pontevedra), Feijoo explicó que se está hablando de «miles de persoas» y que se pueden producir errores puntuales. Feijoo ha pedido a las gerencias que extremen el rigor en los listados y a las personas que son llamadas y que saben que no están en los colectivos prioritarios que lo notifiquen y renuncien a la dosis.

También lamentó el presidente de la Xunta que se desconozca el alcance de las nuevas cepas, que en principio se les dijo «que era marxinal». «Agora infórmasenos de que podería ser dominante», añadió, y que, por lo tanto, pueden tener una mayor capacidad de transmisión.

Pontón insiste en el confinamiento: «Imos por detrás do virus»

La portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, critica que Alberto Núñez Feijoo no haya tomado antes medidas drásticas para frenar la tercera ola y reflexiona: «Pese a levar dez meses de loita contra o covid-19, o xefe do Executivo sigue incapaz de anticiparse e vai por detrás do virus, reaccionando tarde e con medidas que non están funcionando para frear os contaxios, como demostran as cifras récord de novos infectados dos últimos doce días».

Pontón urgió a Feijoo, antes de que este anunciara las medidas, a «poñer sobre a mesa un confinamento domiciliario de dúas semanas que corte de raíz a dramática cadea de contaxios, que se traduce en máis falecementos, máis hospitalizados e máis ingresos en uci, de tal xeito que a presión asistencial está chegando ao límite en áreas sanitarias como a da Coruña». Así, insiste en que en Galicia los gestores de la crisis van más lentos que el virus: «Os responsables da xestión directa da crise non se anticipan, senón que van por detrás do virus con cifras intolerables en termos de saúde». Pontón insistió en que no se pueden basar todas las medidas en restricciones a un mismo sector, el hostelero. Así, indicó: «O virus non é responsabilidade dun sector que se está usando como cabeza de turco simplemente para facer que se fai, nin tampouco vai de debates estériles arredor do toque de queda», alegó.

Sánchez, también responsable

La portavoz nacionalista también apuntó hacia Madrid e hizo responsable a Pedro Sánchez de lo que está ocurriendo: «Non sei que esperan Feijoo e Sánchez para adoptar un confinamento. E o que vemos é que un sigue instalado na falta de anticipación e botando balóns fora, mentres que o outro parece máis pendente de facer campaña electoral co seu ministro de Sanidade que de conter a pandemia», remachó.

Caballero pide que se proteja a los más débiles en la pandemia

El secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero, declaró ayer que el Gobierno gallego «tiene que proteger a los mayores que están en las residencias» porque cada día hay contagios masivos en estos centros, como los últimos registrados en Leiro, Sarria y Tui.

«Cambió el equipo de la Consellería de Política Social, pero si tiene que cambiar a la conselleira lo tiene que hacer ya. No podemos seguir viendo cada día que hay residencias con contagios masivos», dijo.

Caballero realizó estas declaraciones antes de que Feijoo anunciara que toda Galicia entraba en máximas restricciones, porque previamente le había pedido que «deje de estar de brazos cruzados». Reclamó más rastreadores y el refuerzo de la sanidad pública.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Feijoo: «O toque de queda flexible non é un capricho»