Reforma exprés del Parlamento para evitar el colapso por un brote de covid

Los juristas plantean revisar el reglamento para regular el voto a distancia

Gonzalo Caballero, Alberto Núñez Feijoo y Ana Pontón, en el Parlamento
Gonzalo Caballero, Alberto Núñez Feijoo y Ana Pontón, en el Parlamento

santiago / la voz

¿Qué ocurriría si los diputados de un grupo político han de cumplir cuarentena debido a un contagio por covid-19? ¿Habría cuórum para celebrar plenos o comisiones? ¿Y cómo se articularían las votaciones? Estas son algunas de las preguntas que están detrás del informe elaborado por los servicios jurídicos del Parlamento gallego, entregado ya a los grupos políticos, en el que plantean hacer una reforma exprés del reglamento para evitar el colapso de la institución en caso de que se produzca un brote de covid.

A diferencia de lo que ocurre con otras cámaras autonómicas o con el propio Congreso de los Diputados, que recogen en sus regímenes internos la posibilidad del voto telemático, delegado o ejercido a distancia, el reglamento del Parlamento de Galicia estipula en el artículo 84 que el voto del diputado es «persoal e indelegable», admitiendo una única excepción: los casos de embarazo o de bajas por maternidad y paternidad.

No hay ninguna otra posibilidad de votar en una sesión de O Hórreo si no se está presente. Ni siquiera en caso de un accidente o de grave enfermedad. En estos supuestos, se aplicaba una regla no escrita, la de la cortesía parlamentaria, de tal forma que cuando faltaba un diputado por alguna causa de fuerza mayor en las filas del grupo que sustenta al Gobierno, se ausentaba uno de la bancada de la oposición para no alterar las mayorías.

La pandemia, no obstante, introdujo nuevos supuestos. Cualquier diputado puede dar positivo en covid-19, lo que tendría consecuencias para su grupo de contactos, o ser obligado a cumplir una cuarentena por tener relación con algún contagiado. En el peor de los casos, esto podría obligar a confinar a una parte importante de un mismo grupo político, o a varios, lo que trastocaría la forma de operar del Parlamento, sus mayorías e incluso el cuórum que es requerido para celebrar las sesiones.

Esto es lo que motivó que los servicios jurídicos de la Cámara gallega fueran requeridos para emitir su opinión sobre cómo proceder ante este tipo de supuestos. Y la receta que aportan, según las fuentes parlamentarias consultadas, consiste en impulsar una reforma del reglamento del Parlamento, que se podría hacer de manera acelerada y por lectura única, para habilitar excepcionalmente el voto delegado, así como el telemático, en una situación epidemiológica como la actual.

El modelo vasco

Se trata, ni más ni menos, que de promover una reformar similar a la que se proponen llevar a cabo en el Parlamento vasco que, al igual que el gallego, estuvo disuelto durante seis meses por la convocatoria de las elecciones, cuya fecha inicial hubo que reprogramar. Hace solo tres días, el PNV daba cuenta de un acuerdo logrado con el PSE, Bildu y Podemos para hacer una reforma exprés del reglamento a fin de regular el voto delegado, que al igual que en Galicia solo estaba previsto para los casos de baja por maternidad o paternidad.

Para llevar cabo una reforma de este tipo es necesario que cuente con un amplio respaldo político. En el País Vasco lo tiene garantizado, y en el caso gallego parte con el respaldo del grupo mayoritario, el del PP; pero tanto el BNG como el PSdeG, que ya conocen desde el pasado miércoles el informe emitido por los servicios jurídicos, están pendientes de fijar su posición.

En todo caso, hay visiones un tanto dispares sobre cómo proceder en caso de que se produzca un brote de covid con efectos sobre el hemiciclo, pues desde la oposición consideran que habría que valorar si no sería suficiente con sortear la cuestión con un acuerdo de la Mesa con los grupos políticos, como se hizo para celebrar las sesiones de la Diputación Permanente. El debate está abierto, y la resolución se producirá en cuestión de días.

Arranca la undécima legislatura gallega, la del covid y el último mandato de Feijoo

Domingos Sampedro
Un operario poniendo mamparas de separación en el Parlamento
Un operario poniendo mamparas de separación en el Parlamento

El presidente reúne hoy a su grupo para trasladar su apuesta continuista; el Parlamento se pone en marcha esta mañana con una renovación de casi el 50 %

Esta mañana arranca formalmente la nueva legislatura autonómica, la undécima, con la sesión constitutiva del Parlamento gallego y la toma de posesión de los 75 diputados, que deberán jurar o prometer desde su escaño que acatarán la Constitución y el Estatuto de Galicia. La Cámara de O Hórreo, la primera de la era covid, se pone a andar bajo el influjo de la mayoría absoluta más amplia que obtuvo el Partido Popular, que podrá actuar como una auténtica apisonadora en el impulso de cualquier proyecto legislativo. Será también, sobre el papel, la última de Feijoo en la Cámara.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Reforma exprés del Parlamento para evitar el colapso por un brote de covid