Treinta años de la operación Nécora

El big bang del narcotráfico patrio tardó 11 meses en explotar para sorpresa de una sociedad ajena a los bajos fondos en las rías; un antes y un después para Galicia aún presente en cada nuevo alijo

Kote

VIGO / LA VOZ

Baltasar Garzón sobrevoló el nido empedrado de Laureano Oubiña en Baión (Vilanova de Arousa) hace hoy 30 años. Cayeron otros 67 procesados para, ya acusados, sentar a 52 en el banquillo por la operación Nécora. Todos negaron la mayor al perjurar ante Dios y el tribunal su inocencia. Le funcionó a los 17 absueltos, pero daba igual. El tiempo dictó sentencia: la gran mayoría regresó a prisión por idénticos pecados penales. La prueba definitiva de que el big bang del crimen organizado autóctono supone la mayor falla, junto al hundimiento del Prestige, en la historia reciente de Galicia. La documentación oficial sitúa el desove de la Nécora en agosto de 1989 con la carta manuscrita de Ricardo Portabales, un preso en Pontevedra con ínfulas de testigo protegido.

Para leer más, suscríbete

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee sin límites las noticias de La Voz, accede a los contenidos exclusivos y disfruta de la lectura sin publicidad intrusiva, gratis durante los próximos 30 días
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

Treinta años de la operación Nécora