Así quedó la cabeza motriz del Alvia

La imagen evidencia el efecto del impacto contra las traviesas en la cabina donde iban los maquinistas y, en la parte inferior, la huella del choque contra el Land Rover

En la imagen de la cabeza motriz erguida se observa el efecto del golpe contra las traviesas en la cabina.
En la imagen de la cabeza motriz erguida se observa el efecto del golpe contra las traviesas en la cabina.

redacción / la VOZ

Las huellas del impacto del accidente del Alvia en La Hiniesta (Zamora), en el que murió uno de los maquinistas y otro sigue hospitalizado, evidencian la violencia del choque contra el Land Rover que cayó a las vías desde un paso elevado poco antes de llegar a la base de montaje y mantenimiento. La imagen de la cabeza motriz ya erguida gracias al trabajo de varias grúas de gran tamaño demuestra las huellas del formidable impacto. Primero contra el todoterreno. Después contra la vía desviada y, por último, contra una pila de traviesas de hormigón que se almacenan en estas instalaciones, pues tras el descarrilamiento quedó tumbada y mirando hacia Galicia, es decir, en dirección contraria al resto del convoy, que aunque también descarriló, se mantuvo sobre la vía principal.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Así quedó la cabeza motriz del Alvia