Así es la teledocencia en Galicia: «Hai alumnos da ESO que non saben adxuntar documentos»

La formación a distancia depende de la capacidad de los docentes, que echan en falta orientación y plataformas ágiles

profes

Marisa Castiñeira continúa con su rutina. Prepara las clases de Bioloxía e Xeoloxía y Cultura Científica que imparte en ESO y Bachillerato. La diferencia es que en vez de presentar los contenidos ante sus alumnos en las aulas del IES Rafael Dieste de A Coruña sube los temas a la plataforma del centro. «Son as aulas virtuais. Os profes levamos tempo traballando con elas. Hai moitas modalidades e formas de deseñalas. Temos o Moodle do instituto pero tamén hai aplicacións como Google Sites ou Classroom. Podemos mandar e recibir traballos», detalla Marisa.

Esta tecnología es su canal para el seguimiento de la materia. ¿El problema? «Os de primeiro da ESO, a maioría, non entraron nunca na páxina web do instituto. Aos máis pequenos hai que dirixilos moi ben. Non é certo que sexan nativos dixitais. Hai alumnos de 14 anos que non saben enviar un documento adxunto nun correo», remarca Marisa. «Hai moitos profesores que innovan con canais en YouTube, como Xeoclip, ou Aulas Galegas, un portal educativo onde varios compañeiros compartimos recursos», informa. 

La plataforma Abalar aporta recursos pero los maestros echan en falta una circular orientativa de la Consellería de Educación. La calidad de estas aulas depende de la entrega y habilidades de los profesores. Además, no siempre tienen los correos de los estudiantes ni pueden exigirlos. Que los trabajos se entreguen depende de los chavales y los padres.

Hai familias sen Internet e alumnos da ESO que non saben adxuntar documentos
Marisa Castiñeira digitaliza sus clases que sube a la plataforma de Aulas Virtuais de su instituto. Aquí puede entregar y recibir trabajos. «Hai moitos profesores que innovan con canais en YouTube, como Xeoclip, ou Aulas Galegas, un portal educativo onde varios compañeiros compartimos recursos», indica
Marisa Castiñeira digitaliza sus clases que sube a la plataforma de Aulas Virtuais de su instituto. Aquí puede entregar y recibir trabajos. «Hai moitos profesores que innovan con canais en YouTube, como Xeoclip, ou Aulas Galegas, un portal educativo onde varios compañeiros compartimos recursos», indica

Hasta después de Semana Sante sigue la duda: ¿qué pasará con el tercer trimestre? El segundo lo han cerrado con las calificaciones y trabajados de los que disponían y, a diferencia de Italia, el Consejo Escolar del Estado descarta el aprobado general.

Para fomentar la comunicación, desde la Xunta han informado a los centros de un nuevo servicio de videoconferencia. Es lo más parecido a unas clases on-line. «Conecteime cun aula de 27 rapaces e foi ben. Poden enviar dúbidas, eu facer aclaracións... adiantas traballo», cuenta Marisa. Zoom o Hangouts son aplicaciones más ágiles de las que echan mano muchos docentes pero, de nuevo, asaltan las dudas sobre la protección de los datos. De ahí la importancia de canales oficiales.

Como la plataforma Abalar Móbil no deja adjuntar documentos, Beatriz González, profesora de primaria en el CEIP Anxo da Garda de A Coruña, ayuda a los padres por correo
Como la plataforma Abalar Móbil no deja adjuntar documentos, Beatriz González, profesora de primaria en el CEIP Anxo da Garda de A Coruña, ayuda a los padres por correo

Brecha digital

Otro de los obstáculos de la teledocencia es la brecha digital. «Os rapaces están enganchados ao móbil, pero non todos teñen un ordenador na casa», recuerda Marisa Castiñeira. A Beatriz González, tutora de primaria en el CEIP Anxo da Garda, le sucede lo mismo. «Tengo tres alumnos que no tienen Internet en casa».

«Voy planificando tareas y enviando recursos y fichas a través de mi correo electrónico. Escribo las direcciones con copia oculta. Abalar Móbil, la plataforma de comunicación de Educación con las familias, no permite adjuntar archivos», explica Beatriz. «Con los pequeños, donde el contacto directo para motivar y despertar interés es vital, la vía virtual es difícil, por eso recae tanto peso en los padres», indica.

Vivi Cerviño es la responsable de la Academia Puzzle, en A Coruña, que ofrece orientación gratuita a padres y niños en un intento de servir de ayuda en estos días de confinamiento. Los progenitores o los estudiantes, dan clases desde primaria a bachillerato, pueden hacer sus consultar a través de sus redes sociales o correo electrónico
Vivi Cerviño es la responsable de la Academia Puzzle, en A Coruña, que ofrece orientación gratuita a padres y niños en un intento de servir de ayuda en estos días de confinamiento. Los progenitores o los estudiantes, dan clases desde primaria a bachillerato, pueden hacer sus consultar a través de sus redes sociales o correo electrónico

Entre los que están a un paso de la universidad, el aplazamiento de la selectividad para después del 19 de junio no ha borrado sus nervios. «Ofrecemos ayuda gratuita para todos los cursos, de primaria a bachillerato», apunta Vivi Cerviño, responsable de la Academia Puzzle, en A Coruña, que resuelve dudas vía on-line. Un granito de arena para sobrellevar este inaudito final de curso.

La educación en la pandemia: limitado acceso a la tecnología y exceso de trabajo

sara carreira

La primera encuesta a 5.600 familias de escuelas públicas en Galicia destaca la disponibilidad de los docentes y considera imposible una evaluación justa

La asociación de familias de la escuela pública gallega Confapa (integrada en la estatal Ceapa) presentó ayer los datos del primer sondeo que se hace entre los hogares con estudiantes para tener una primera valoración del aprendizaje virtual obligado por el confinamiento. Es una encuesta hecha en línea, con datos recabados hasta el pasado miércoles y que tuvo 5.626 respuestas, de las que la mitad eran padres y madres de niños de primaria.

El resultado de este sondeo es una primera fotografía de la situación: dos de cada tres alumnos tienen que compartir ordenador con sus padres y hermanos, y uno de cada tres carece de Internet de calidad. En general, los alumnos trabajan mucho, especialmente los de bachillerato y la mayoría recibe contenidos a diario o varias veces por semana. Aunque los tutores son accesibles y la mitad atienden las dudas, hay muchos que no les dicen a sus alumnos si han corregido sus trabajos. Con todo, y a pesar de los enormes problemas técnicos, de recursos y conciliación que hay, las familias aprueban (5,2, raspado) cómo está saliendo todo.

Seguir leyendo

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
13 votos
Comentarios

Así es la teledocencia en Galicia: «Hai alumnos da ESO que non saben adxuntar documentos»