Urkullu abre la primera ventana a un adelanto electoral en Galicia

Juan María Capeáns Garrido
Juan Capeáns SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Feijoo y Urkullu, durante una visita del primero a la sede del Gobierno vasco en el 2016
Feijoo y Urkullu, durante una visita del primero a la sede del Gobierno vasco en el 2016 David Aguilar | Efe

Feijoo tiene menos de 24 horas para decidir si hace coincidir los comicios gallegos con los vascos, el 5 de abril. «Non dependerá do que decidan outros», dice el presidente gallego, a quien Urkullu ya ha trasladado su decisión

10 feb 2020 . Actualizado a las 17:19 h.

Íñigo Urkullu ha anunciado esta tarde en Vitoria el adelanto de las elecciones autonómicas para el 5 de abril. De esta forma, el lendakari ha acortado al máximo la horquilla de fechas que él mismo estableció entre el Domingo de Ramos y el 26 de octubre, que es el límite que fija la ley con respecto a la convocatoria del 2016, un 25 de septiembre. El mandatario desató esta posibilidad la semana pasada al plantear y difundir la preceptiva consulta a los miembros de su Gobierno, un debate en el que escuchó argumentos de todo tipo. 

La presión cronológica tiene que ver con el deseo de Urkullu de desmarcar los comicios vascos de los catalanes, que se celebrarán seguro en el 2020 pero cuya fecha es una incógnita. Confirmada la disolución del Parlamento, mañana saldrá publicado en el diario oficial y empezarán a contar los 54 días de margen que debe tener la convocatoria de las votaciones. 

Urkullu ha decidido dar ese paso por varios motivos. Citó «evitar que en el País Vasco se instale una campaña electoral interminable», la imposibilidad de sacar adelante 29 iniciativas que tiene abiertas en su Parlamento, la posibilidad de abrir una nueva etapa a partir del 5 de abril tras la nueva situación política en España, y dejar listo el País Vasco para que en otoño se puedan presentar los nuevos presupuestos.