Dolor en la comarca de Ordes por la muerte de dos jóvenes en accidente

Kevin Ramilo y Adrián Ledo eran amigos y trabajaban en la misma empresa


Carballo / La Voz

Conmoción en la comarca de Ordes por la trágica muerte de dos jóvenes en un brutal accidente de tráfico ocurrido en la noche del domingo. Kevin Ramilo Pallas tenía 21 años -los cumplió en diciembre- y era natural de A Silva, en la parroquia cercedense de Rodís. Su familia regenta el bar Ginebra y los tanatorios de A Silva y A Milagrosa. También jugó en el equipo de fútbol de su parroquia, el San Martiño. El otro fallecido es Adrián Ledo Pantojo, vecino de Ordes y de 26 años de edad (cumpliría 27 en marzo). Su familia es muy conocida en la capital ordense, sobre todo la rama materna. Había participado en un obradoiro de empleo en el Concello de Ordes y en la actualidad ambos, además de amigos, trabajaban en la misma empresa, la firma especializada en obra civil con sede social en O Mesón do Vento Syr-Amg.

El fatal accidente ocurrió pasadas las diez de la noche en el punto kilométrico 12,200 de la AC-413, en el límite entre Tordoia y Cerceda, a la altura de la gasolinera de A Tablilla. Dos turismos, un Citroën Saxo color mostaza, que quedó totalmente calcinado como consecuencia del brutal impacto, y un Mercedes todocamino negro, chocaron frontalmente. El Mercedes iba en dirección Ordes y el Citroën Saxo transitaba hacia A Silva, según las primeras pesquisas de la Guardia Civil.

El impacto fue de tal magnitud que el Citroën Saxo fue arrastrado más de 30 metros, chocó contra un poste y se incendió. Sus dos ocupantes, Kevin Ramilo y Adrián Ledo, perecieron en el acto y sus cuerpos quedaron calcinados. El coche quedó irreconocible y convertido en un amasijo de hierros, hasta tal punto, que la Guardia Civil solo pudo concretar qué modelo era a través de la documentación aportada por la titular del vehículo.

Presuntamente, Kevin Ramilo conducía el vehículo. Según apuntaron algunos testigos, ambos habían salido de un bar de Ordes y se los vio por Cerceda antes del siniestro, y era Ramilo el que probablemente conducía.

Los dos ocupantes del Mercedes, residentes en Ordes, fueron evacuados en estado muy grave. Se trata de un hombre de 53 años, A. L. C., y de una mujer de 51, M. V. M. Ambos fueron trasladados al Chuac. El matrimonio había salido de Carballo y se dirigía a Ordes. La mujer continúa ingresada en la unidad de cuidados intensivos, pero, en principio, su vida no corre peligro.

Densa niebla en la zona

El siniestro se produjo en una larga recta con mucha visibilidad, aunque en el momento del brutal impacto había una espesa niebla en la zona. Se trata de un tramo con elevada siniestralidad viaria. Hace unos seis años, un joven de la zona perdió la vida a escasos metros de la gasolinera de A Tablilla. Las primeras hipótesis apuntan a que uno de los conductores perdió el control del vehículo, que invadió el carril contrario e impactó de frente con el otro.

El accidente movilizó a numerosos medios de emergencias: bomberos del parque de Ordes, que sofocaron las llamas y excarcelaron los cuerpos de los dos fallecidos, Policía Local de Tordoia, Tráfico de la Guardia Civil de A Coruña, atestados y Protección Civil de Cerceda.

Un empleado de la gasolinera intentó apagar las llamas, pero el coche, de repente, explotó

Las primeras investigaciones apuntan a que uno de los vehículos invadió, a gran velocidad, el carril contrario, chocando de frente contra el otro turismo implicado: «Non oímos freada algunha, soamente un enorme estrondo», apuntó una persona testigo del siniestro. Un empleado de la gasolinera de A Tablilla vio que el coche comenzaba a arder y, raudo, cogió un extintor y acudió a sofocar las llamas, «pero ao chegar, o coche estoupou e tivo que fuxir da zona», contó esta testigo.

Investigación por el incendio

Tráfico de la Guardia Civil de A Coruña continúa con las pesquisas para esclarecer lo ocurrido. Entre ellas, determinar por qué el Citroën Saxo comenzó a arder. Esta persona, testigo del siniestro, apuntó una posible causa: «O poste contra o que bateu o coche ten un cadro eléctrico. Creo que ao golpear xerou unha chispa que, co contacto coa gasolina, provocou o incendio», explicó.

Sobre las doce y media de la noche, dos horas y media después del accidente, los cuerpos fueron introducidos en un coche fúnebre para su traslado al Chuac para la realización de la autopsia y su identificación.

Sobre la una y media de la madrugada se reabrió por completo la carretera AC-413 al tráfico rodado, mientras los guardias civiles trataban de averiguar quiénes eran los ocupantes del turismo. Decenas de personas siguieron las tareas de los equipos de emergencias en un silencio sepulcral y soportando temperaturas que rozaban los cero grados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Dolor en la comarca de Ordes por la muerte de dos jóvenes en accidente