Funcionarios de Teixeiro incautan a un preso 3 móviles y casi medio kilo de coca, heroína y hachís

Llevaba además 100 euros, algo prohibido. Se trata de la mayor incautación que se recuerda en la prisión. Instituciones Penitenciarias inicia una campaña para frenar el acceso a drogas


redacción / la voz

La cárcel de Teixeiro cierra el 2019 con la enésima incautación de droga que recuerda la realidad silenciosa que se vive tras los muros de cualquier prisión en España. Se da, además, el caso, de que es la mayor incautación que se recuerda en el penal coruñés. Un preso que cumple condena por delitos de robo y contra la salud pública regresaba de permiso una tarde de la semana pasada. Lo que iba a ser una inspección rutinaria más por parte de los funcionarios se convirtió en una de las mayores incautaciones del año en ese centro gracias a la ágil actuación de esos trabajadores: encontraron 25 gramos de cocaína, 20 de heroína y 30 bellotas de hachís (pesan unos 310 gramos). En total, casi medio kilo en droga.

El botín incluyó también más de 100 euros en metálico, lo que supone un contratiempo añadido para el reo al estar prohibido el uso de dinero en circulación tras los muros de cualquier penitenciaria.

Otra fuente de beneficios importante para este preso eran los tres teléfonos móviles que los funcionarios tuvieron la habilidad de localizarle. Dos de esos aparatos tienen un tamaño igual al de un mechero, y el tercero responde al tamaño medio de cualquier celular. Ya en octubre, los funcionarios Teixeiro dieron con otros 400 gramos de hachís que portaba otro preso en su cuerpo, y en febrero se localizó a un padre intentando pasar 25 bellotas de hachís (unos 250 gramos) a su hija, ingresada en este mismo penal.

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior, conoce de primera mano la realidad de sus cárceles. Maneja estadísticas de aprehensiones que evidencian el calado real de un problema enquistado en el día a día de cualquier prisión. De ahí que ponga en marcha una campaña para prevenir la entrada de droga en los centros a la vez que recuerda que más de 2.000 internos reciben tratamiento contra la drogadicción en el interior de las prisiones del Estado. Con el lema Si pasas droga en prisión, tu próxima visita podría ser en el cementerio, el objetivo es reducir el número de fallecidos en prisión por consumo de estupefacientes y, por otro, el control de la misma dentro las instalaciones penitenciarias y la disminución de la demanda entre los internos.

Móviles a 350 euros y hasta máquinas para tatuajes caseros

J. Romero
Máquina de tatuar casera incautada en Teixeiro
Máquina de tatuar casera incautada en Teixeiro

Así se paga el menudeo en la prisión: la china de hachís está cinco euros, el gramo de heroína a 95, y el papel albal para fumarla es gratis; usan el de las chocolatinas

Habiendo demanda, nunca falta la oferta. Y con dinero, casi todo es posible tras los muros de una prisión. Pero no exclusivamente en el economato, las posibilidades se multiplican en cualquier pasillo o esquina no vigilada. Basta un segundo, una palabra, gesto o mirada para cerrar el trato. «Las llamadas de teléfono son muy valoradas, las opciones pasan por comprar uno o pagar por usarlo». Los dispositivos llaman la atención por su diminuto tamaño, igual al de un mechero. Pero lo más importante radica en sus componentes: «No tienen metal, por eso no pitan en los arcos de seguridad», explica un funcionario. Su valor inicial, en Internet y procedentes de China, oscila entre 15 y 20 euros. En prisión se dispara a 350. «Se los meten por el recto, entran cinco o seis. Una vez en las celdas, los expulsan y venden al mejor postor».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Funcionarios de Teixeiro incautan a un preso 3 móviles y casi medio kilo de coca, heroína y hachís