El Chicle se volvió «un abandonado»

Enrique Abuín espera el juicio de Diana Quer en Teixeiro con melena, barba frondosa y solo en una celda

El Chicle, en una imagen de abril
El Chicle, en una imagen de abril

a coruña / la voz

Parece otro. No es que fuera un hombre elegante, pero «ahora se echó a perder». Así es como se lo encontraron hace una semana los funcionarios del centro penitenciario de Teixeiro, «en estado absoluto de abandono».

Cuentan fuentes de la cárcel que su melena ya le tapa los hombros y su barba le cuelga más allá del cuello. Sus vestimentas, pese a que su madre le envió ropa, tampoco son para salir a la calle sin llamar la atención. «Tiene aspecto de indigente», aseguran.

Abuín Gey fue trasladado hace poco más de una semana a la cárcel de Teixeiro a la espera del juicio que se iniciará el próximo día 29 en la sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña, con sede en Santiago. Llegó procedente del centro penitenciario de Mansilla de las Mulas, en León, donde estuvo recluido el último año y medio. Lo mandaron fuera de Galicia para protegerlo de otros presos y no es que le fuera muy bien. También en la prisión castellana tuvo enfrentamientos con algunos internos. De hecho, lo cambiaron hasta en tres ocasiones de módulo para evitar un linchamiento.

Su comportamiento inicial fue «agresivo». Se negaba a colaborar. No realizaba las tareas básicas de limpieza. Los funcionarios de la prisión se hartaron de su forma de estar aquellas semanas y lo enviaron a un módulo de restricción. Luego, tras unas semanas, recapacitó y comenzó a trabajar en algunos proyectos carcelarios. Eso sí, cuidándose mucho de relacionarse con otros reclusos. Llegó incluso a negarse a ir al comedor para evitar encontrarse con reclusos que le tenían ganas. Comía en la celda. Pero se mostraba algo más colaborativo con los funcionarios. Participó en un taller de marquetería y en otro de cerámica. Pero siempre guardó distancia. No se relacionó con nadie, y nadie se relacionaba con él. No hubo violencia, pero tampoco interacción con los demás.

Tras esa larga estancia en León, con el juicio a la vuelta de la esquina, Instituciones Penitenciarias lo trasladó a Teixeiro. Y sigue ahí. En una celda para él solo, en Ingresos. En un habitáculo sin objeto alguno con el que pueda autolesionarse. Y con una ventana que da a otra celda donde un preso de confianza no le quita el ojo de encima por si hace algo inapropiado. De hecho, le aplicaron el protocolo anti suicidios, el mismo que tuvo durante el primer mes de estancia en prisión hace dos años, cuando fue detenido por la muerte de Diana Quer. Continuará en la misma estancia hasta el día 29, que será cuando sea trasladado a los juzgados de Santiago.

«Durante la semana que lleva aquí no se puede decir nada más de él que su mal aspecto. No habla con nadie y el mínimo contacto que tiene con los funcionarios, no causa problema alguno. Se le ve retraído, no busca conversación como lo hacen otros presos que se encuentran en su misma situación y cualquiera les sirve para entablar una conversación».

El Audi A4 del acusado continúa abandonado en Mondariz

El Audi A4 del Chicle continúa abandonado en un desguace de Mondariz. La Policía Autonómica lo localizó casualmente a finales de agosto durante una inspección rutinaria y la Guardia Civil lo rastreó a fondo en busca de pruebas incriminatorias contra el acusado. Sin embargo, el vehículo estaba limpio y no aportó datos que fueran reveladores sobre la actividad delictiva de José Enrique Abuín Gey. Difícil era encontrar algún indicio, dado que el turismo de alta gama se encontraba completamente desvencijado, sin asientos ni motor, ruedas y tapicería. Solo era un chasis convertido a chatarra. El responsable del negocio manifestó que había comprado el vehículo a un hombre de nacionalidad portuguesa. La Policía Autonómica lo denunció por el desguace ilegal y por el almacenamiento de aceites de forma indebida.

La mujer del acusado denunció el robo el pasado mes de junio y gracias al número de bastidor se pudo conocer la identidad del titular del coche. Los investigadores saben que el Chicle utilizó otro vehículo, un Alfa Romeo para trasladar el cuerpo de Diana Quer porque encontraron muestras de ADN de la víctima.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El Chicle se volvió «un abandonado»