Yoseba M. P., creador de las superabuelas: «En Galicia todo es rural»

El artista de O Temple asegura que tardará en aburrirse de la nueva mitología rural que ha creado


Probablemente, en el futuro, habrá que consultar la obra de Joseba Muruzabal (O Temple, Cambre, 1984) para entender la Galicia del primer cuarto de este siglo. Así que acudo muy interesado a una cafetería de Santa Cruz (Oleiros), donde el artista inauguró su última creación. Enfundado en un chándal y con una única uña pintada de rojo -«recuerdo de una noche de fiesta»-, Yoseba M. P. derrocha energía e interés.

;
El pintor de las superabuelas gallegas Estas heroínas ejercen sus superpoderes de forma muy discreta pero el artista Joseba Muruzúbal ha proyectado su grandeza en las fachadas de los edificios

-Ha creado usted una Galicia algo surrealista.

-Sí. Es como una nueva mitología de la Galicia rural, más contemporánea. Con esta son ya diez abuelas.

-Pues, la verdad, si me imagino un sitio poco rural en Galicia, ese es O Temple, el lugar del que procede y donde empezó con los murales.

-O Temple viene a ser una extensión de A Coruña y de Cambre. Pero cuando yo era pequeño allí había casas y vacas. En Galicia todo es rural, hasta las ciudades. En Madrid es muy difícil dar con una casa con huerto, en Santiago la puedes encontrar en el centro.

;
El pintor de las superabuelas gallegas Estas heroínas ejercen sus superpoderes de forma muy discreta pero el artista Joseba Muruzúbal ha proyectado su grandeza en las fachadas de los edificios

-Por O Temple pintaba las fachadas de los comercios.

-Durante algún tiempo fue el motor de mi economía. Antes y después de estudiar Bellas Artes pintaba cuadros, pero no vendía mucho, así que vivía de estos encargos. En O Temple hubo con una oleada de vandalismo con mucho grafiti y me llamaban para pintar fachadas y así evitar que se las pintaran los grafiteros.

-¿Cuándo se decidió por las superabuelas?

-Hubo una temporada en la que pintaba a amigos con perros. Pero luego empecé a pintar en cuadros a mujeres de aldea con superpoderes. Me invitaron a participar en un festival en Ordes, y allí trasladé a una pared lo que estaba pintando en lienzo.

-Son muy fáciles de reconocer.

-Sí, porque todo el mundo tiene a alguna cerca. Mire, me llamaron para pintar murales de mujeres con superpoderes fuera de Galicia y no quise. Aquí el minifundio determina el superpoder. Cuando hay un latifundio, las mujeres trabajan en casa, pero no trabajan fuera cuando se jubilan, por ejemplo. Aquí las señoras no se jubilan nunca, siempre van a tener un trozo de tierra en el que trabajar. Y eso es lo que hace que, con 80 años, estén mallando na leira. Y luego, que hay algo que las identifica a todas.

-El uniforme.

-Eso es, el mandil. Es como si fuera un uniforme de trabajo autonómico, porque todas se visten igual. Es como un supertraje. Llevar ese mandil es como proclamar que estás dispuesta a trabajar en cualquier cosa.

-Es el nuevo traje regional. ¿Y en la cabeza?

-Una gorra. Y en los pies, unos tenis de la feria,

-¿Le quedan muchas superabuelas por pintar?

-Las temáticas las tengo que agotar yo y de esta creo que voy a tardar en aburrirme. Esta serie tiene una parte creativa que me interesa. Cada mujer tiene un superpoder, y eso me divierte mucho.

-Es usted un poco Dios. Conoce a las abuelas y les otorga un superpoder.

-Bueno, a veces me viene dado, porque las señoras ya lo tienen.

-Los murales están de moda pero ¿no es un arte un poco invasivo?

-Totalmente. Al que no le gusta, le jode. Tienen buena acogida por lo general, pero esa perspectiva es lo que hace que, en el mundo del mural, no nos arriesguemos con cosas no agradables. En general, el del mural es un mundo blandito.

-Además, con tanta medianera...

-Y en Galicia suelen estar desgastadas por la humedad, y así les haces como un lavado. A mí me molesta más ver murales pegados, que no se dejan respirar el uno al otro.

-Los cuadros que pinta, ¿son como los murales?

-Más bien es al contrario: los murales son como los cuadros. De hecho, me gusta que las paredes tengan forma de lienzo.

;
El pintor de las superabuelas gallegas Estas heroínas ejercen sus superpoderes de forma muy discreta pero el artista Joseba Muruzúbal ha proyectado su grandeza en las fachadas de los edificios

-¿Qué es lo más bonito que le han dicho sobre su obra?

-Me lo contó mi madre que lo había visto en un exposición en Ferrol, donde también se exhibía un documental que estoy haciendo con todo el proceso creativo de los murales, la entrevista a las abuelas, etcétera. Una señora que lo estaba viendo se puso a llorar y mi madre, que estaba por allí, se puso a llorar con ella. Igual no es lo más bonito que me han dicho, pero es lo más bonito que me ha pasado

-¿Celta o Dépor?

-No me intereso mucho por el fútbol. Creo que el último partido que vi fue cuando España ganó el Mundial.

-Busque cuatro ideas para definirse.

-Soy pequeño, porque soy bastante inmaduro. Soy trabajador pintando murales y vago pintando cuadros. Soy entusiasta, y algo perdido en la noche,

-¿Algún proyecto secreto?

-Sí, un juguete. Se llama Maruxa non pode con todo. Lo voy a fabricar en serie.

-Elija una canción.

-My favourite things, de John Coltrane.

-¿Qué es lo más importante en la vida?

-Estar tranquilo; eso te da la felicidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Yoseba M. P., creador de las superabuelas: «En Galicia todo es rural»