El barco de Toledo en Ribadeo que nadie quiere

La Diputación castellana no logra deshacerse de una embarcación que no llegó a navegar; lo intenta por quinta vez

El Río Uso permanece varado desde hace unos tres años en el puerto de Ribadeo
El Río Uso permanece varado desde hace unos tres años en el puerto de Ribadeo

RIBADEO / LA VOZ

El Río Uso es más que un barco varado en el muelle de Ribadeo, es un sonrojante caso de desdén en la gestión del dinero público. En el 2015 la Diputación de Toledo pagó 344.850 euros por esta embarcación que era el proyecto estrella del gobierno del PP que presidió Arturo García Tizón de 2011 a 2015. Fue construido por Astilleros Gondán en la ría ribadense. La idea era que este buque ecológico, silencioso, de quince metros de eslora y fabricado en fibra de vidrio, navegase con 60 pasajeros por el embalse de Azután, un espacio protegido, hasta el yacimiento arqueológico hispano-musulmán de Ciudad de Vascos, que se postulaba como imán turístico de Toledo. Pero el Río Uso apenas ha tocado agua, mas allá de las pruebas del mar. Al poco fue varado en el puerto deportivo de Ribadeo, y allí sigue para sorpresa de quienes ven un escudo de una diputación situada 600 kilómetros tierra adentro.

Un cambio de gobierno en Toledo dio al traste con el proyecto. El socialista Álvaro Gutiérrez sustituyó a García Tizón y paralizó lo que calificaron como un fruto de la megalomanía del presidente del PP.

Así, la Diputación toledana se encontró con un barco a estrenar, pagado y que no quería. La solución pasaba por venderlo, pero con el tiempo comprobarían que deshacerse de él no iba a ser sencillo. Hasta finales del 2017 no se convocó la primera subasta, tras dos años y medio sin hacer nada al respecto. La Diputación soñaba con recuperar el dinero invertido y el precio de salida lo puso en los 344.850 euros que había gastado. La respuesta fue rotunda: nadie pujó por un barco concebido para operar en aguas remansadas, no en mar abierto, lo que reduce significativamente el abanico de postores. En Toledo reconocían que este proceso les había cogido con el pie cambiado. Con aparente lógica argumentaban que no tenían experiencia en subastas de barcos. Así se sucedieron otras tres subastas, rebajando el precio de salida. Todas quedaron desiertas.

Y ahora, mientras el club náutico de Ribadeo se frota las manos con los en torno a 4.000 euros que ingresa al año por las tasas de varamiento, la Diputación de Toledo lo intenta de nuevo. Por 264.543 euros podrá comprarse el barco, unos 80.000 euros menos de lo que costó. Es el mismo precio que en la cuarta subasta, con la única novedad de que se da un plazo de un año para pujar. Para entonces ya habrá otro gobierno en la Diputación, el tercero que tendrá en sus manos el destino del Río Uso. La broma está servida: ¿Acabará en una rotonda?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

El barco de Toledo en Ribadeo que nadie quiere