Sito Miñanco intentaba expandir su negocio a México cuando fue detenido

Javier Romero Doniz
JAVIER ROMERO VIGO / LA VOZ

GALICIA

Miñanco, entrando en la Audiencia de Pontevedra en el 2018
Miñanco, entrando en la Audiencia de Pontevedra en el 2018 Emilio Moldes

Un crimen a manos de colombianos propició la expansión también a Brasil y Ecuador

16 abr 2021 . Actualizado a las 00:36 h.

23 de enero del 2018. Trece días antes de explotar la operación Mito (incluyó el último arresto de Sito Miñanco por narcotráfico), dos de sus colaboradores compartían coche. Antonio José Palma Hidalgo es uno, y Marcos -sin identificar con apellidos- el otro. Ambos viajaban en un Peugeot 308 con sistema de sonorización que recogió la conversación desde las 7.38 horas. La transcripción parece revelar el afán expansionista de la organización del arousano para abrir nuevas rutas y clientes más allá de los proveedores habituales de Colombia. Pretensiones que ampliaban el radio de acción hasta Ecuador, Brasil y México, cuna de los carteles más peligrosos del mundo.

-[Marcos] ¿Y el jefe (en alusión a Sito Miñanco) qué dice?

-[Antonio José Palma Hidalgo] El jefe... el jefe me va a meter a mí... ahora voy a Brasil.

-[M.] ¿A Brasil?

-[P. H.] He cogido cita para el pasaporte y me la han dado el día 31. Yo quería el 29...