Un trozo de Guernica está en Corme

Un parque infantil lleva el nombre de dos niños nacidos en la localidad que fallecieron en el bombardeo de 1937

;
Emotivo homenaje en Corme a los vecinos que murieron en Guernica Un parque infantil lleva el nombre de dos niños nacidos en la localidad que fallecieron en el bombardeo de 1937

carballo / la voz

Ángel Mantiñán González tenía algo más de 4 años cuando estuvo a punto de morir junto a sus hermanos mayores, Carmen, de 9, y Paco, 7, bajo las bombas que la aviación alemana arrojó sobre Guernica el 26 de abril de 1937, en plena Guerra Civil. Lo impidió su madre, por azar o por lo que fuera: se lo llevó con ella ese día, por la mañana, para encontrarse con su marido (hacía seis meses que no lo veía) y padre de los niños. A Carmen y a Paco los había dejado en un colegio de monjas, e iba a volver a por ellos al día siguiente. Una religiosa cogió a Ángel del brazo para que también se quedase, pero la madre insistió.

Carmen y Paco, como tantos niños y tantos vecinos de la ciudad, murieron ese día, y están enterrados en un panteón dedicados a aquellas monjas y a quienes estaban con ellas. Desde ayer, ambos hermanos dan nombre a un parque infantil en Corme, donde habían nacido, y desde donde emigraron con su familia a Trintxerpe, un distrito de Pasajes (Guipúzcoa).

Fue un acto emotivo, caluroso, no solo por el sol radiante, sino también por la emoción. Sobre todo la de Ángel, a quien la costaba hablar, que fue futbolista del Eibar y el Levante, y que va perdiendo la memoria, pero aún se acuerda del piso en el que vivían: «Veo las camas, las sillas de madera, pero no recuerdo mucho», dijo. Y tampoco ha hablado demasiado del tema en todos estos años. También estaban ayer igualmente emocionadas sus hermanas, Carmen (como la fallecida: fue algún tiempo Segundita, por si aparecían los fallecidos) y Teresa, y otros familiares. Diez personas llegadas del País Vasco para la ceremonia, que se desarrolló ante decenas de asistentes, ante el mar azulísimo, con el eco de las voces y risas de los niños que usaban el parque para lo que es, y por momentos de la banda de música de Ponteceso.

;
Emotivo homenaje en Corme a los vecinos que murieron en Guernica Un parque infantil lleva el nombre de dos niños nacidos en la localidad que fallecieron en el bombardeo de 1937

Los dos niños fueron los protagonistas, aunque, como explicaron los organizadores y relata la placa que incluye su foto y una parte del Guernica de Picasso -descubierta bajo una bandera que aunaba la gallega, la republicana y la vasca-, el acto fue un homenaje a todos los cormeláns que lucharon por una sociedad más justa y sufrieron las consecuencias del golpe del 36, de la guerra y de la dictadura. A todos, en definitiva, los que padecieron la represión, pero sobre todo a los inocentes, como indicó Suso Lista, escritor, uno de los organizadores. Y para que sobre todo los más jóvenes conozcan la historia y que esta no se vuelva a repetir. «Hemos vivido en casa de tristeza», apuntó Carmen Mantiñán.

«A pedagoxía faise dende nenos. ¿É mellor o lobo que come unha avoa? O lobo é a guerra»

 Fue una hora intensa con alguna lágrima, bastantes aplausos, muchos abrazos y más palabras de unos y de otros. Suso Lista cree que «un parque infantil é o mellor lugar, porque a pedagoxía faise dende nenos. ¿É mellor o lobo que come unha avoa? Cambiade o conto do lobo polo da guerra, e que en vez de terlle medo ao lobo, que llo teñan á guerra, e que cada vez que vexan a dúas persoas discutindo que lles digan: parade».

Xosé Regueira, diputado provincial del BNG, dijo que en ese parque infantil «sempre vai ser verán», aunque a la estación le quedasen pocas horas de vida. «Que a mención ás vítimas siga viva. Necesitamos coñecer a historia para non cometer os erros de sempre», añadió. El alcalde, Lois García Carballido (PSOE), señaló que el de ayer fue un día para reconocer a las personas que han trabajado por la libertad. Como Regueira, evocó Guernica y el Guernica, un símbolo de la paz, una conmoción mundial que aún sigue impactando. Susana Toja, concejala, habló de los niños que días atrás le preguntaron por el parque, y qué iba a pasar con él. Tras explicárselo, una niña ya se comprometió a pedirles a los Reyes que se acaben las guerras. En algunos discursos hubo referencias no directas a los vecinos de la localidad que no están de acuerdo con el acto, un descontento que canaliza la asociación de vecinos, sobre todo por las formas, por ejemplo, por no haber sido consultados o por no haber sido debatidos más nombres.

En la aprobación plenaria de hace unos días, el PP se abstuvo y el gobierno tripartito (PSOE, BNG e independientes) votó a favor. En todo caso, en el acto de ayer insistieron, como hizo Fernando Vidal, de la organización, en que era «un acto para todos», porque todos tienen en sus familias «a alguén que o pasou mal».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Un trozo de Guernica está en Corme