Un verano más, agua verde en Caldas

Se trata de un fenómeno natural frecuente en aguas estancadas que se produce en época estival debido al incremento de las horasde luz y la subida de las temperaturas

.

pontevedra / la voz

Es uno de los tres embalses de Galicia que están en estado de alerta por la proliferación de cianobacterias, junto al de As Forcadas y el de Cecebre, ambos en la provincia de A Coruña. La presa de A Baxe, en Caldas de Reis (Pontevedra), lleva desde el 6 de julio en esa situación. Desde el año 2006, cuando se detectó por primera vez tras el incendio de Brenntag y posterior vertido químico al Umia, su lámina de agua se tiñe de verde cada verano. Se trata de un fenómeno natural frecuente en aguas estancadas que se produce en época estival debido al incremento de las horas de luz y la subida de las temperaturas, junto a un alto contenido en nutrientes (nitrógeno y fósforo).

Ese estado de alerta, que decreta Augas de Galicia cuando la concentración de cianobacterias supera las 2.000 células de Microcystis sp por mililitro de agua, conlleva un incremento de los análisis en los puntos de control. La eutrofización del embalse del Umia es un problema medioambiental y sanitario que arrastra una infraestructura hidráulica que fue polémica desde mucho antes de su construcción. Medioambiental porque afecta a la flora y la fauna, y sanitario porque puede llegar a poner en riesgo el abastecimiento a la población, convirtiéndose en un problema de salud pública, como sostienen algunos expertos y el Concello de Caldas, que acaba de crear un comité de crisis.

Según el último análisis oficial, del 27 de agosto, la Microcystis sp es la cianobacteria dominante en tres puntos de control que se analizan: embalse de A Baxe, cola y Segade. La mayor concentración se registra en la cola de la presa, con 51.250 células.

Zonas de baño

Oficialmente, no hay zonas de baño en el embalse del Umia, aunque la cascada de Segade sí es un lugar habitual de bañistas en verano y durante el festival PortAmérica fueron muchos los asistentes que se refrescaron en el río, ya en estado de alerta, a su paso por el casco urbano de Caldas. A pesar de la proliferación de cianobacterias, grupos de jóvenes y familias se siguen bañando estos días en las aguas de la cascada.

Algunas proliferaciones del alga Microcystis pueden producir una toxina, denominada microcistina, que en determinados parámetros puede provocar desde reacciones en la piel a problemas gastrointestinales si hay ingesta de agua.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un verano más, agua verde en Caldas