Antón Patiño: «Galicia es anfibia»

El artista monfortino considera que el arte es «un sexto sentido»


Antón Patiño (Monforte, 1957) me recibe en su ático de Vigo, donde hay que tomar aire para recuperarse de la fabulosa vista que alcanza del puente de Rande a las islas Cíes. Allí despliega un abanico de conceptos sobre el arte y sobre la vida que no siempre atrapo, completando una entrevista más densa que una película de Bergman. «Alguna te la tendrás que currar, ¿no?», me dice al despedirme. Si buscan algo convencional, vuelvan otro día; los de Monforte somos así.

-De Monforte, ¿eh?

-Aunque no te importe, como decían los compañeros de Siniestro, je, je.

-¿Por quién iba aquel verso, por usted, por los Pereiro...?

-En chovinismo monfortino me ganan los Pereiro. Tanto Luis como Josito. A cada uno sus méritos. Yo creo que Julián y los Siniestro estaban hasta arriba de oír hablar de Monforte y contraatacaron con aquella canción. Josito tenía además un grupo: Radio Océano. Yo le hice la portada del disco.

-Está presentando su «Libro dos lugares». ¿En qué consiste?

-Es un experimento literario con total libertad y echando mano del retrovisor, pero no solo, y con voluntad de construir idioma. Lo forman 120 microrrelatos con algo de narrativa, diario, crónica, poesía... Alguien lo llamaba el otro día prosa periodística. Puede que sea periodístico, pero aquí hay muchos bancales, muchos sedimentos. Yo tengo bastante buena memoria.

-¿Tener esa memoria es bueno o es malo?

-A estas alturas yo a todo le veo el doble rasero. Acordarse de todo es casi una patología, sería hacer del mapa territorio. Lo que sí conviene es, en un momento de amnesia colectiva de esta magnitud, que alguien guarde algunas cosas. Vivimos en un presente continuo donde la memoria es como que nos falta.

-El arte es....

-Un sexto sentido. El artista lo que hace es activarlo con los sentidos que tiene todo el mundo y darle una marcha especial.

-¿Hay ahora en Galicia animación artística?

-Es evidente. La generación de mi hijo está ahí, el novo cinema galego, por ejemplo, que está recogiendo muchos reconocimientos. Otra cosa es que aquí no se conozca. Hay una poesía gallega potente, una arquitectura nueva... La cultura es un hecho social y está vinculada a la alegría sensorial.

-Diga cosas que le gusta hacer.

-Me gusta mucho nadar. Y casi me he ahogado más de una vez porque, a causa de este invento que son las rías, de este mar domesticado, me he bañado en otros sitios, en el sur de Francia, por ejemplo, donde me lancé y me tuvieron que rescatar. Y en Portugal. Piensas que todo el mar es como el que conoces. Y no es así. También me gusta mucho leer, pintar, escribir, caminar, dibujar, conversar...

-Defínase en pocas palabras.

-¡¡Uff!! Digamos que estoy en ello. La identidad está relacionada con la alteridad. Somos como nos ven.

-Pues defina su obra en pocas palabras.

-La respiración del laberinto. Pero no sé si le vale.

-A mí me vale todo. Último ejercicio: defina Galicia en pocas palabras.

-Yo creo que Galicia es anfibia. Por un lado está el bosque sagrado, soutos, carballeiras, el románico, ese mundo mágico de la Galicia profunda, muy bien representado por Lugo y Ourense; y luego está la magia del beiramar, esa ciudad alargada, atlántica, que llevamos años construyendo, que nace fascinada por el horizonte y la línea tensa del mar. Galicia sería esa polaridad.

-¿Celta o Dépor?

-El fútbol no existe para mí. Ni el fútbol ni lo que lo rodea. Y eso que de chaval jugaba. Era lo que llaman un portero fiable.

-¿Sabría hacer una empanada?

-¿Una empanada? Yo siempre me quedo mirando en Monforte la devoción con la que los paisanos llevan la comida para que les hagan la empanada. Es un acto litúrgico. Pero no, no hago empanadas. Mi especialidad son las ensaladas.

-Ja, ja, ja.

-¡Las hago muy ricas! Les echo de todo, van muy enriquecidas.

-¿De qué se arrepiente?

-Siempre puede haber algo, pero no me siento capaz de tanto estriptis.

-¿Cuánto pagaría por una botella de vino?

-Pues la verdad es que he hecho bastantes etiquetas y los bodegueros son muy generosos conmigo. Es un truco. Yo no recibo compensación económica, pero ellos se ven obligados a suministrarme vino de por vida, ja, ja.

-Si fuera presidente del Gobierno, ¿cuál sería su primer decreto?

-Buf. No puedo asumir esa hipótesis. Me da demasiado vértigo.

-Una sola canción.

-Galicia caníbal, de Os Resentidos.

-Lo mas importante en la vida, ¿qué es?

-Entenderla como un juego creativo. Y establecer algo que sea como una especie de devolución.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Antón Patiño: «Galicia es anfibia»