Muere un hombre de 54 años al ser atacado por velutinas en O Porriño

El vecino fue a cortar un manzano y no se percató de que había un nido de avispas

;
Muere un hombre por 25 picaduras de avispas velutinas La autopsia confirmará si la víctima era alérgico o no a las avispas

o porriño / la voz

Un vecino de O Porriño de 54 años murió ayer tras recibir un ataque masivo de avispas velutinas. El hombre se encontraba cortando maleza y un manzano en una finca próxima a su domicilio cuando removió un nido que se encontraba oculto. Los insectos salieron de su habitáculo y le atacaron. Según indicaron ayer fuentes municipales, el hombre sufrió una reacción alérgica.

La víctima se encontraba en compañía de otra persona, que también recibió picaduras, pero no sufrió daños de gravedad. El fallecido es Ángel Lorenzo González, natural del barrio de Orbenlle-Budiño. Era soltero y no tenía hijos. Vivía con su madre. Sus vecinos lo conocían como Lito y antiguamente se dedicó al sector de la construcción. El suceso causó una gran conmoción en la parroquia de Budiño. Según comentaron vecinos de la zona, las avispas salieron revolucionadas del nido y el hombre no pudo defenderse.

Los hechos sucedieron en torno a las cuatro de la tarde. El ataque se produjo en el momento en el que la víctima fue a cortar un manzano. No contaba con encontrarse con el enjambre, por lo que no llevaba la necesaria protección para evitar las picaduras y no pudo escaparse. Murió en el lugar donde sufrió el ataque.

Los vecinos avisaron al 061. Una ambulancia acudió rápidamente al lugar, pero los técnicos sanitarios no pudieron hacer nada por salvarle la vida. El cadáver fue trasladado por la tarde a un tanatorio de la localidad después de que una comisión judicial autorizase el levantamiento.

La Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación. Agentes del instituto armado aún se encontraban a última hora de la tarde de ayer dentro del domicilio recabando todos los datos sobre las circunstancias de la muerte para la realización del correspondiente atestado, que entregarán en las dependencias judiciales de O Porriño.

Proliferación

Los nidos de avispa velutina han proliferado en el municipio de O Porriño, al igual que en otras muchas localidades. De hecho, el Concello emprendió hace meses un plan con el que consiguió erradicar unas 3.800 reinas fundadoras de nidos de avispa asiática. Esta aniquilación masiva de insectos había sido posible gracias a la colocación de 200 trampas con dos atrayentes específicos. Según estimaron entonces los responsables municipales, habían conseguido acabar con el 85 % de las reinas fundadoras. Aproximadamente unos 3.300 ejemplares fueron enviados para su estudio a la Facultad de Biología de la Universidade de Vigo.

Las trampas fueron colocadas en todas las parroquias de O Porriño y se renovaban cada 15 días. Estos planes de erradicación están relacionados también con la sensibilidad del Concello de O Porriño hacia el mundo apícola, pues cada año alberga una de las ferias de miel más importantes de la provincia, con la participación de productores procedentes de distintas zonas de Galicia.

Precisamente en la parroquia de Budiño, donde se produjo el ataque mortal de ayer, se llevó a cabo hace tiempo la retirada de un nido de velutina que se encontraba en lo alto de una torreta de suministro eléctrico.

Las picaduras le provocaron una reacción alérgica y falleció a pocos metros del lugar

La picadura es muy peligrosa en caso de personas alérgicas o si el ataque es masivo

A pesar de que es una especie que no es propia de Galicia, los médicos insisten siempre en que la picadura de velutina no es más grave para la población de lo que lo es un ataque de avispa autóctona. Por tanto, deben tener especial precaución las personas alérgicas porque, al igual que ocurre con cualquier clase de avispa, o con las abejas, en estos casos su veneno puede ser peligroso o incluso causar la muerte.

Ahora bien, aunque la sustancia que la velutina segrega al picar no sea más nociva que la de cualquier otro himenóptero, esta especie vive en colonias y, pese a que no es muy agresiva, sí ataca cuando se siente que su nido está amenazado. En estos casos sale todo el enjambre a atacar, de ahí que no sean infrecuentes las picaduras masivas, que sí pueden ser peligrosas, incluso para personas no alérgicas. Acudir al médico en cuanto se reciba una picadura es la recomendación sanitaria.

Las Rías Baixas, una de las zonas con una presencia más intensa de esta especie invasora

El ataque de ayer se produjo en una de las áreas de Galicia con mayor presencia de velutinas. De hecho, esta especie invasora, originaria de Asia, de ahí que se le llame también avispa asiática, comenzó a expandirse en Galicia a partir de A Mariña y del Baixo Miño, espacios ambos que siguen concentrando las mayores intensidades de nidos.

Desde estas dos zonas, la velutina inició en el 2014 una expansión imparable que, en apenas tres años, la ha llevado a colonizar prácticamente toda la comunidad. Solo resisten, por el momento, el centro y el oriente de la provincia de Ourense. De hecho, hace solo unos días, la Consellería do Medio Rural, que se encarga de controlar su expansión, hacía público el último mapa de presencia de nidos. Según este último recuento, la velutina está ya presente en tres de cada cuatro concellos gallegos. Las provincias de Pontevedra y A Coruña están ya completamente ocupadas por la especie, y en la de Lugo solo unos pocos municipios del sur permanecen libres de ella. Los científicos creen que en pocos años todo el norte de la península ibérica estará colonizado.

En el 2015 murió un marinero jubilado en Cariño

m. s.

La muerte del vecino de O Porriño no es la primera que causa la avispa velutina en Galicia. El 14 de octubre del 2015, Vicente Martínez, un marinero jubilado de Cariño de 67 años, perdía la vida por una picadura de un ejemplar de esta especie. Vicente Martínez estaba mirando cómo recogían manzanas en una finca cuando la avispa lo atacó. Era alérgico y, aunque inmediatamente fue trasladado a un centro médico, ya no se pudo hacer nada por salvar su vida.

En julio del 2016, un vecino de Vigo murió picado por avispas mientras desbrozaba su finca. Inicialmente se pensó que era velutina, pero finalmente se comprobó que había sido atacado por avispas autóctonas. Ese mismo día, una joven bañista tuvo que ser evacuada de las Cíes a un hospital tras ser atacada también por una avispa.

Desde su llegada a Galicia, la velutina ha causado también varios ataques graves. Isauro Francos, un hombre de A Pastoriza, tenía 53 años cuando en octubre del 2016 fue atacado por un enjambre de avispas asiáticas. Isauro trabaja en la madera, y ese día, como tantos otros, hizo el gesto de encender la motosierra para cortar un eucalipto. Espoleado por el ruido de la máquina, un enjambre de avispas asiáticas salió de su nido en el árbol y se dirigió desenfrenado hacia su cuerpo. Recibió varias picaduras en las manos pese a que llevaba guantes, pero por fortuna el casco de protección que llevaba en la cabeza lo libró de la muerte.

Este mismo verano, en pleno agosto, un voluntario recibió 22 picaduras de velutina en Ourol al intentar retirar un nido. Tres miembros de Protección Civil se disponían ese día a retirar un nido situado a unos 20 metros de altura en un eucalipto cuando fueron atacados. Uno de ellos escalaba por el árbol para servir de punto de apoyo a la pértiga con la que pretendían inocular el veneno al nido, pero cuando se encontraba a medio camino salieron las avispas y recibió 22 picaduras en las rodillas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos
Comentarios

Muere un hombre de 54 años al ser atacado por velutinas en O Porriño