Iceta se abre a un pacto con ERC y los comunes pese a la ruptura en Barcelona

Collboni, teniente de alcalde socialista, acusó a Ada Colau de atender más a los independentistas que a los barceloneses

.

barcelona / enviada especial

Gobernar Cataluña desde la izquierda. Eso valoraba hacer el socialista Miquel Iceta a partir del 21D a través de un acuerdo entre Esquerra, los comunes y el PSC. Al menos, esa era su idea hasta que la formación de Ada Colau, Barcelona en Comú (BComú), rompió su pacto de gobierno con el PSC en el Ayuntamiento de Barcelona. La teoría la sostiene un periodista, Raúl Montilla, en el libro Iceta, estratega del Partido Socialista.

Según Montilla, la condición que pondría Iceta es que ERC renunciase a seguir con el proceso independentista. A cambio, los socialistas proponen acordar con el Ejecutivo central más autogobierno y mejor financiación, y luego someter ese pacto a votación entre los catalanes. Pero todo esto era antes de que Colau diese por terminado el pacto. De ahí que Iceta dijese este fin de semana que a partir de ahora mirarán «con otros ojos», aunque tampoco se cerró a la posibilidad de un pacto el 22D.

Entre los socialistas, la decisión de Colau no ha sentado nada bien. El hasta ahora segundo teniente de alcalde, Jaume Collboni (PSC), lamentó la ruptura y cree que Colau «ha estado más pendiente de los independentistas que de los barceloneses».

La alcaldesa de la ciudad ha intentado salir al paso diciendo que ella no quería que el resultado de la encuesta vinculante que realizó a las bases fuese este. Desde el PSC dudan de esta afirmación, ya que en ningún momento la alcaldesa defendió el pacto con los socialistas a pesar de que en él se decía que estaba limitado a «los intereses municipales y específicamente al margen del soberanismo».

Esquerra ofrece su apoyo

La decisión de Colau, en cambio, sí alegró a Esquerra. El líder de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Alfred Bosch, ofreció el propio lunes a la alcaldesa acuerdos puntuales o más estables para garantizar la gobernabilidad de la ciudad, aunque descarta que los republicanos entren en el ejecutivo de BComú. «Falta un año y medio para las elecciones municipales, no tendría ningún sentido; los diversos partidos implicados somos muy conscientes de que no tiene sentido» entrar en el gobierno municipal, dijo Bosch en rueda de prensa. La estabilidad también la ofrecieron los de CiU (entonces aún no eran PDECat), que tienen de líder al exalcalde Xavier Trias.

El Ayuntamiento barcelonés tiene 41 concejales, con lo que la mayoría absoluta se sitúa en 21. Los comunes solo tienen 11 concejales, frente a los 10 de CiU, 5 de Ciudadanos y ERC, 4 del PSC y 3 de la CUP y del PP.

Madrid no se contagia

Ante el miedo de que la ruptura entre BComú y los socialistas por su defensa y apoyo a la aplicación del artículo 155 en Cataluña se extienda otras ciudades, el lunes la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, dijo que las relaciones de Ahora Madrid con el PSOE son y van a seguir siendo «excelentes».

Votación
2 votos
Comentarios

Iceta se abre a un pacto con ERC y los comunes pese a la ruptura en Barcelona