Grados repetidos, pero no repetitivos

Las carreras duplicadas serán redefinidas con especializaciones en cada campus


santiago / la voz

Si hay una facultad que ejemplifica la revisión del mapa de titulaciones es la Escola Politécnica Superior de Lugo. Setecientos alumnos, 130 profesores. Planes de viabilidad para cuatro de sus carreras. Ha perdido un grado. Ha ganado uno nuevo y el curso que viene comienza a impartir uno interuniversitario. Y tres más duplicados a la espera de ser rediseñados por tener baja demanda. Porque no solo de crear y suprimir títulos se nutre el rediseño de la oferta en enseñanza superior de Galicia. Los títulos que permanecen, y los que permanecen en varios campus, también tienen que caminar por la misma senda «co fin de que sexan eficientes, adaptables aos cambios sociais e que dean resposta ás demandas dos alumnos e da sociedade», explicaba el martes la consellería.

¿Qué pasa con los títulos duplicados que tienen baja demanda? Será el Consorcio Interuniversitario de Galicia el que se encargue de tomar decisiones, pero el plan es «impulsar a colaboración». Puede que se declaren singulares ciertos títulos (que, aunque no tengan demanda, son estratégicos para Galicia y deben mantenerse). También puede que se opte por que pase a existir un único grado interuniversitario. O que se decida otorgarles menciones de especialización. Pero sobre la mesa podría haber también otras posibilidades.

El Consorcio Interuniversitario está a punto de entrar en funcionamiento, aunque Educación no da plazos concretos sobre cuándo entrarán en vigor las reformas de esas tres ingenierías (Forestal, en Lugo y Pontevedra; Agrícola, en Lugo y Ourense, y Civil, en Lugo y en A Coruña bajo la denominación de Obras Públicas).

No es el primer intento que se ha hecho para relanzar títulos que parecen no atraer. Las universidades ya habían puesto en marcha una medida que ahora recoge la reestructuración de la oferta en Galicia: que los primeros cursos sean homogéneos para luego apostar por la especialización. Así ocurrió con Enxeñaría de Minas y de Enerxía en el campus de Ourense, que comenzaron a compartir recursos. O con Enxeñaría Agraria en el mismo campus, cuyos 90 primeros créditos pasaron a ser comunes con Tecnoloxía dos Alimentos y con Ciencias Ambientais. O con las filologías en la Universidade da Coruña.

Esa creación de un tronco común del que saldrán las ramas de la especialización se aplicará principalmente a otro grupo de titulaciones que están presentes en varios campus, pero que si tienen algún problema con la matrícula es por exceso, no por defecto. Es el caso de Enfermería, con ocho ofertas distintas en los siete campus de Galicia y con todas las plazas cubiertas. O de Dereito, Administración de Empresas, Química, Comunicación Audiovisual, Bioloxía, Enxeñaría Informática y los magisterios de Educación Infantil y Primaria. Nueve títulos duplicados para los que también se contempla un plan para mejorar su oferta los próximos años.

Ese plan pasa precisamente por crear un tronco común en los dos primeros cursos para que después cada uno de los títulos se diferencie según especialidades. Por ejemplo, podría ser que un estudiante de Bioloxía que quiera especializarse en el ámbito marino tenga que cursar la titulación en Vigo, mientras que otro más interesado en la biología molecular lo tenga que hacer en Santiago. Uno de los objetivos es facilitar la movilidad dentro del sistema universitario gallego, con lo que ese alumno que quiere dedicarse a la biología marina podría entonces comenzar la carrera en A Coruña para después cambiar a la facultad en la que se oferta la especialidad.

De todos modos, será un informe de expertos académicos de fuera de la comunidad autónoma el que dé las claves sobre hacia dónde debe caminar la especialización de las diferentes titulaciones.

Adaptarse a los nuevos tiempos: robótica agroindustrial y un máster de drones

«Pensamos que é unha pena que a un título único en Galicia que habilita para unha profesión, con un esforzo moi grande para poder poñelo en marcha, non se lle deixe finalizar o plan de viabilidade aprobado pola consellería». El decano de la Escola Politécnica Superior de Lugo, Tomás S. Cuesta, se lamentaba el martes de la decisión de que el próximo curso deje de ofertarse el grado en Xeomática e Topografía, una carrera cuya demanda ha caído de manera generalizada en España con la llegada del Plan Bolonia. Sin embargo, la escuela lucense mira al futuro. El profesorado que daba clase en el primer curso de Xeomática (el resto de los niveles irán desapareciendo progresivamente) pasará a encargarse del grado interuniversitario de Paisaxe, que comienza el próximo curso, y también del máster en aplicación de drones que la facultad del Campus Terra estrenará el año que viene.

Y además, han propuesto la creación de un nuevo título de grado: Robótica Agroindustrial, que arrancará, según las previsiones, en el año 2019 y que tiene una «especialización moi clara cara ao ámbito da industria e da agricultura de precisión» con el uso de sensores, teledetección, modelado 3D... No tiene nada que ver con la topografía, a pesar de que la facultad propuso remodelar el título para, por ejemplo, darle mayor presencia a la formación en el uso de drones. Así que han optado por un título más novedoso y que, en principio, tiene demanda social.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Grados repetidos, pero no repetitivos