UCD, PSOE y PP han alargado en 36 años el peaje y la concesión de la autopista del Atlántico

Carlos Punzón
Carlos Punzón VIGO / LA VOZ

GALICIA

PROPIAS

Su adjudicación advertía que «en ningún caso» superaría el 2018

28 ago 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Hace cinco años y nueve días que las casetas de peaje deberían haber desaparecido de la autopista del Atlántico, y sin embargo seguirán recaudando hasta el 2048. El decreto que Franco firmó el 17 de agosto de 1973 en una de sus estancias en Meirás, fijó en «un plazo de treinta y nueve años» la concesión otorgada a una alianza bancaria para construir y explotar la autopista entre Fene y Tui.

Tres meses antes, una orden ministerial que establecía las cláusulas de construcción y explotación de la AP-9, advertía con todas sus letras que «la duración de la concesión no podrá en ningún caso ser superior a 45 años». Es decir, que, en último caso, circular dentro de un año por la principal autopista gallega tendría que ser gratis.

Los tres partidos que han gobernado España, UCD, PSOE y PP, han prolongado sin embargo la concesión de la AP-9 en otros 36 años más. Han pasado pues 44 años desde su adjudicación y aún quedan 31 más por decisión de gobiernos de todos los colores.

Concesión

Autopista completa

La adjudicación de la concesión de la autopista recogía ya que el trazado de la infraestructura discurriría entre Fene y la frontera portuguesa y establecía hasta el 19 de agosto del 2012 el plazo para amortizar la inversión realizada por la unión del Banco Hispano Americano, Banco Pastor, Banco del Noroeste, Banco de Bilbao, Banco Atlántico y la Unión Industrial Bancaria, y que en todo caso la concesión no debería superar el verano del 2018. No había ninguna otra salvedad especial reconocida para alargar el peaje.

Primera prórroga

UCD

Llegados a 1977 y con las obras en marcha en Rande y entre A Coruña y Santiago, el Gobierno de Adolfo Suárez autoriza a las concesionaria de autopistas en obra y con necesidad de «fuerte demanda de financiación» a pedir una prolongación del período de explotación. Audasa se acogió a dicha vía para prolongar la concesión y a la de aplazar la puesta en servicio de tres de los cinco tramos del vial (Ferrol, Santiago-Pontevedra y el tramo Vigo-Tui). Y el ministro de Obras Públicas de entonces, Joaquín Garrigues Walker, movió el calendario de la concesión del 19 de agosto del 2012 al 20 de noviembre del 2013.

Segunda prórroga

PSOE

La autopista fue inaugurada en su primer tramo en abril de 1979, y unos meses más tarde, los tramos cuya construcción no se había comenzado fueron suspendidos temporalmente. Se inauguró después Rande en 1981, y unos meses más tarde se volvió a aplazar la construcción de los tramos pendientes. Y en medio del decreto con el que se introducía la gratuidad en tramos urbanos y se autorizaba la construcción hasta la frontera, el ministro socialista José Borrel volvió a mover el calendario de la concesión. Del 2013 fijado por Garrigues se pasó al 18 de agosto del 2023.

Tercera prórroga

PP

La plataforma petrolífera Discoverer Entreprise ha quedado unida a la obligación impuesta a los gallegos de seguir pagando peaje hasta el 2048. El temporal de enero de 1998 soltó las amarras de la mayor plataforma del mundo, y tras navegar a la deriva durante dos kilómetros se empotró contra el puente de As Pías. Ferrol se quedó temporalmente con una única y precaria salida hacia el sur, y el Gobierno de Aznar consideró que había llegado el momento de prolongar la AP-9 hasta Fene, y como compensación se permitió a Audasa mantener su negocio otros 25 años más, decisión perdida entre las cláusulas de un anexo del real decreto de acción gubernamental frente al desastre de As Pías.

Obras a cambio de subida de peajes en todos los tramos

Agotadas las posibilidades legales de extender la concesión de la AP-9 más allá de 75 años, PSOE y PP se han abonado a la vía del incremento extra de peajes. La ampliación de Rande y la circunvalación de Santiago acarreará por decisión de José Blanco la subida de un 1 % durante 20 años para que Audasa recupere la inversión, porcentaje que será mayor tras seguir el mismo guion Ana Pastor para sufragar otras obras y la gratuidad entre Vigo y Pontevedra.