Galicia tiene hoy 130.000 jóvenes menos que en 1787 pese a doblar la población de entonces

maría santalla REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

La población en Galicia

En el Censo de Floridablanca, el 50 % de los habitantes de Galicia eran menores de 25 años; en el 2015 eran el 20 %

08 ene 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Que Galicia vive una grave crisis demográfica es una evidencia que ratifica cada nuevo dato estadístico que sale a la luz. E incluso los no tan nuevos. Una comparación de la Galicia que dibuja el Censo de Floridablanca, elaborado en 1787, con el padrón del 2015, último con datos definitivos, desvela que la estructura poblacional ha cambiado por completo. La población de la comunidad es ahora prácticamente el doble que la de entonces: había, en el momento de ese recuento, 1.345.676 habitantes, frente a los 2.732.347 del 2015. Pese a ello, la cifra de personas con menos de 25 años es menor en la actualidad que hace dos siglos. En aquel momento había 683.188 jóvenes menores de esa edad; ahora son solo 549.436. O lo que es lo mismo, el 50 % de la población de 1787 tenía 25 años o menos, mientras que en el 2015 el porcentaje había bajado al 20 %.

En la parte alta, la pirámide de población es también muy diferente en la actualidad, aunque en este caso condicionada por una esperanza de vida mucho mayor de la que tenían los coetáneos de Floridablanca. Por encima de los 50 años había en aquel momento en Galicia 216.090 personas; en el último padrón, 1.208.080. A pesar de que la población duplica la que había a finales del siglo XVIII, en los últimos años ha entrado en valores negativos, y las proyecciones apuntan a que en el 2030 volverá a las cifras de 1940.

El Instituto Nacional de Estadística ha publicado no solo el de Floridablanca, sino toda una serie de censos históricos, conservados en el Archivo de Simancas, que permiten profundizar en el conocimiento del pasado de España y, por extensión, de Galicia. Los primeros trabajos estadísticos aparecen en el siglo XVI, aunque no con la finalidad de recontar la población, sino para recaudar impuestos. La información no se obtenía de los vecinos, sino de las autoridades de cada circunscripción. Es a partir de mediados del siglo XVIII cuando comienzan a elaborarse censos cuyo fin es conocer la población y que recurren directamente a esta para recabar los datos. En todo caso, unos y otros permiten hacer una radiografía más o menos precisa de la Galicia de cada momento.