Declaran improcedente el despido de un lucense por ir a tomar un gin-tonic a una fiesta estando de baja por estrés

Xosé Carreira LUGO / LA VOZ

GALICIA

CESAR QUIAN

El Supremo confirma una sentencia en anterior instancia y falla en favor del trabajador

17 oct 2016 . Actualizado a las 09:53 h.

El caso de un conductor de Portomarín que fue despedido por su patrón por ir a una fiesta a tomar un gin-tonic estando de baja por estrés ha llegado al Supremo. El alto tribunal acaba de rechazar un recurso de casación presentado por el empresario en contra de la sentencia de un juez de lo social de Lugo que consideraba que era improcedente que echaran a la calle al trabajador. El abogado del empleador incluso llegó a invocar jurisprudencia relacionada con una trabajadora que fue a la romería del Rocío con una hermandad de Sevilla y bebió cerveza estando también de baja médica por encontrarse a tratamiento psicológico. Los argumentos del letrado no fueron tenidos en cuenta.

El litigio por el despido de este portomarinense que, según la sentencia, colaboraba como voluntario jefe del servicio de emergencias de Protección Civil de su municipio, pasó también por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia. La sala de lo social confirmó la sentencia absolutoria dictada en Lugo.

El trabajador comenzó a trabajar para el patrón que lo despidió a principios del 2012 con la categoría de conductor. El 19 de septiembre del 2014 le entregaron la carta de despido porque le imputaban el haber realizado «actividades incompatibles con la situación de baja laboral por enfermedad (reacción aguda al estrés)». Por aquel entonces tenía pautada la toma de diversa medicación y estaba a tratamiento. Además, seguía colaborando como voluntario con Protección Civil.