El BNG se mueve en el precipicio

Remite a las bases un documento oficial que insiste en circunscribir las alianzas al ámbito nacionalista y aplazar la refundación al 2017

Redactores del documento político oficial para la XV Asamblea Nacional del BNG Redactores del documento político oficial para la XV Asamblea Nacional del BNG

santiago / la voz

Vence enfatizó el lunes el mensaje de la dirección del BNG de cara a la asamblea que el día 28 decidirá el rumbo de un proyecto que, en las generales del 20 de diciembre, dio otro paso hacia el abismo. Será la militancia la que escriba ese futuro, defendió el portavoz nacional que en ese cónclave dejará el cargo. La idea subraya la transparencia de un proceso que garantiza una toma de decisiones democrática, en la que las bases tienen un protagonismo inusual en otras fuerzas. Pero ese debate arranca con un relatorio oficial que plasma los postulados de la corriente mayoritaria y constata la supremacía que condicionará el desenlace del proceso. Solo habrá sorpresa si la militancia se desmarca.

El documento remitido a los 7.000 afiliados del BNG hilvana un diagnóstico compartido por todos de puertas adentro. En los últimos 15 años, desde los comicios del 2000, más de 235.000 electores han cambiado la papeleta del Bloque por otra opción. Es la extensión de una debacle que no es menos dramática en el plano autonómico, con 200.000 votos perdidos en las elecciones del 2012 respecto a las del 2001 (250.000 si se toma como referente el sorpasso de 1997). Las explicaciones peregrinas ya no valen. El problema no está fuera, sino en el desapego social a un proyecto que ya no ve útil. Urge resintonizar con esos espacios.

El texto oficial admite la necesidad de actualizar el discurso y «mellorar a explicación social» del ideario nacionalista. «En moitas ocasións facemos un debate abstracto e doutrinario que non consegue conectar nin facermos entender», señala. El BNG quiere «xerar empatía social», ampliar la introducción social del nacionalismo y ser referente entre los jóvenes. El reto es, en suma, «recuperar a iniciativa política e social para desterrar o derrotismo».

Aunque las recetas para lograrlo no son tan ambiciosas. El documento oficial al que dio luz verde el consello nacional el sábado pasado introduce matices al texto original, pero se limitan a cuestiones semánticas en unos casos y obvias en otros. Los aspectos cruciales siguen inalterables, y plasman las tesis que la UPG viene propalando en numerosos artículos y entrevistas publicados desde las generales. Respecto al futuro del proyecto, se abandonan los rodeos iniciales y se habla abiertamente de refundación. En cambio, se mantiene la apuesta por dilatar un proceso para el que se establece un plazo máximo de un año, con lo que no estaría resuelto hasta el 2017. También preserva la estructura de partidos y corrientes internas. Y la estrategia para las autonómicas deja en pie las líneas rojas trazadas por la UPG y Movemento Galego ao Socialismo (MGS), que reducen las posibles alianzas al ámbito nacionalista. El consello añadió una enmienda de Jorquera con la que el BNG se abre a pactos poselectorales «que posibiliten un cambio de goberno e a apertura dunha nova etapa política no noso país».

El texto oficial recoge diversas modificaciones estatutarias. La más relevante es la supresión de la obligación de que el portavoz nacional y el candidato a la Xunta sean personas diferentes.

Vence recoge en un voto particular su tesis de ir con En Marea, que rechazó el consello nacional

La línea oficial cuenta con dos textos alternativos, que permitirán el debate en las cuestiones clave, pese a que la UPG ya exhibió su fortaleza en el consello nacional del sábado. Los votos particulares y las enmiendas fueron rechazadas, aunque serán debatidos igualmente en las comarcas. Uno de esos textos lo firman las diputadas Carme Adán (independiente) y Tereixa Paz (UPG). El otro, Alba Nogueira, pareja de Vence. Los dos abogan por ir con En Marea a las autonómicas. Las enmiendas del propio Vence en ese sentido también fueron rechazas por la dirección, aunque prosperan como voto particular.

Además, la portavoz del BNG en Bruselas, Ana Miranda, plantea elegir el consello nacional en primarias, si no hay lista de consenso. Aunque 12 de los 16 redactores del texto oficial pertenecen a la UPG o al MGS, las voces discordantes en el partido hegemónico, como Tereixa Paz o Alfredo Suárez Canal, partidarios de explorar alianzas, aportan algo de incertidumbre al pronunciamiento de las bases. Por eso Vence apela a su implicación masiva.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

El BNG se mueve en el precipicio