Los reyes que nunca llegaron

Envíos de fuera de la UE se paralizan en Madrid o son devueltos por las trabas de la empresa gestora


Santiago / La Voz

Ragnheidur, afincada en Galicia desde hace décadas, recibe todas las Navidades un paquete de su familia islandesa con algún regalo y chocolates. Pero este año recibió también un aviso de Correos con los trámites que debía realizar para poder recoger el envío. Una opción era cumplimentar numerosos trámites on line -algunos de difícil solución, como enviar la factura-; otra acudir a Madrid personalmente; o hacerlo a través de un representante aduanero. En función del paquete, le enviarían un presupuesto a abonar.

La sorpresa llegó cuando intentó aclarar semejantes trámites y se encontró con cientos de quejas en toda España contra la empresa de Correos que gestiona los trámites aduaneros de importación de aquellos paquetes que llegan de países de fuera de la Unión Europea, pero también de Canarias, Ceuta y Melilla, ADT Postales. Las fiestas navideñas y el hecho de que mucha gente envíe regalos de Papá Noel o Reyes en esta época ha multiplicado las quejas, y muchos reyes se han quedado en Madrid o han sido devueltos. La plataforma change.org ha iniciado ya una petición para que «dejen de secuestrar» paquetes», y un grupo de Facebook suma ya más de doscientos miembros afectados.

Uno de los problemas surge por la centralización de aduanas, por lo que hay que acudir a Madrid si aparece cualquier discrepancia con los envíos -antes podía hacerse en la comunidad gallega-; otro es que los avisos llegan en ocasiones casi en el plazo límite de devolución; y finalmente que los gastos que exigen -y que se suman a los impuestos que pagó el remitente- llegan a superar los del paquete en sí.

Muchos de los afectados han reclamado en consumo pero las incidencias son muchas y variadas. Tras haber tramitado toda la documentación -factura de la compra, contenido del paquete, objetivo de uso-, una de las perjudicadas vio como devolvían un envío urgente a Japón por el que su familia había pagado 150 euros dos meses antes. La respuesta que le dieron es que estuvieron esperando a que fuera a recogerlo, pero nadie la avisó tras llamar repetidas veces para preguntar por su paquete.

Presupuesto

Los usuarios aseguran que el presupuesto que envía la empresa y que debe pagar el destinatario es cuestionable, porque se hace teniendo en cuenta los gastos de envío. Es decir, se aplica el IVA de aduanas no solo al valor de lo que se envía sino a lo pagado por hacerlo. La Agencia Tributaria establece que cuando el valor del paquete es inferior a los 45 euros no hay aranceles ni IVA, pero en alguno de los casos denunciados por un artículo de 15 euros el usuario pagó 36,51 euros en diferentes gastos, además de las llamadas realizadas para localizar el paquete.

Lo curioso es que en algunos casos la solución vino por el propio Correos, mientras su empresa externa seguía obstaculizando la recepción de los paquetes. A última hora de la tarde del miércoles no había respuesta por parte de esta entidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Los reyes que nunca llegaron