Beiras se autodescarta al Congreso por En Marea

Carlos Punzón
Carlos Punzón VIGO / LA VOZ

GALICIA

XOÁN A. SOLER

Miembros de Anova tratan de que cambie de opinión, aunque con ello podrían perder otro escaño en el Parlamento gallego

06 nov 2015 . Actualizado a las 15:52 h.

Xosé Manuel Beiras, portavoz nacional de Anova, advirtió expresamente a sus socios de la coalición de En Marea que rechaza cualquier posibilidad de formar parte de las listas que presentarán a las elecciones generales de diciembre. Su autodescarte fue reiterado por el propio Beiras en la reunión celebrada el miércoles en Santiago entre los representantes de todos los partidos y candidaturas municipales invitadas a formar parte de la coalición de Podemos, Anova y EU, sin que el político nacionalista dejase abierta posibilidad de variar su posición.

Sin embargo, en su propia formación la postura de Beiras es tomada con cautela dado que cuadros de Anova señalan que no cejan en su intención de convencer a su líder de que encabece una de las listas al Congreso. «Hai moita xente en Anova que pensamos que debe estar nas Cortes unha persoa da súa sabedoría política nun momento tan relevante como é a da próxima lexislatura, na que se ten que abordar a reforma constitucional», señalan dirigentes de la organización nacionalista.

El rechazo de Xosé Manuel Beiras a ir al Congreso de los Diputados es atribuido a que él mismo condicionó su posible participación electoral a percibir «un proceso amplio de ruptura democrática», posibilidad que en su entorno estiman que ahora él mismo duda que se acabe produciendo a tenor del escenario político actual y el que dibujan las sucesivas encuestas de intención de voto.

Anova rechaza, eso sí, que su líder acabe integrando las candidaturas al Senado, al considerar que poca trascendencia política tendría la presencia del dirigente nacionalista en la Cámara Alta.

Una posible marcha a Madrid del líder de Anova podría provocar una delicada situación en su grupo parlamentario de AGE en la Cámara autonómica que forman con Esquerda Unida, dado que su sustituta sería la ferrolana Mónica Fernández Rodríguez, que abandonó el partido para integrar Cerna en la escisión que vivieron el año pasado los nacionalistas, que a su vez habían abandonado el Bloque en el 2012.

Esa ruptura de Anova ya provocó en el 2014 la marcha al grupo mixto de la parlamentaria viguesa de Cerna, Consuelo Martínez, que siguió los pasos de la ourensana Carmen Iglesias cuando esta en su caso rompió con la coalición por desavenencias con EU. AGE, que logró nueve escaños en las autonómicas de hace tres años, cuenta ahora con siete parlamentarios.

Podemos arranca en el acuerdo la garantía de que su logotipo saldrá en la papeleta electoral

El primer punto del acuerdo por el que se crea En Marea y que hasta ayer sus promotores mantenían en secreto, se centra en definir como figurará cada una de las tres fuerzas en la papeleta. Tras indicar que la denominación con la que concurrirán a las urnas no hace referencia a ninguna de ellas y que En Marea contará con un logotipo propio, se hace una concesión expresa y singular a Podemos, otorgando así sus socios relevancia al efecto mediático y posible tirón que la imagen de los de Pablo Iglesias pueda proporcionarles en las elecciones. El acuerdo establece que el logotipo de Podemos será así el único que acompañe al propio de la coalición, aunque el nombre de los tres partidos aparecerá entre paréntesis bajo la denominación general.

Reparto de puestos

El pacto a tres bandas garantiza a Podemos el primer puesto de la lista de A Coruña, posición que ocuparía Tone Gómez Reino. Nada establece sobre el resto de la candidatura, pero fuentes de la coalición estiman que será para EU. El mismo acuerdo reserva la cabecera de lista de Pontevedra para Anova, puesto para el que se baraja a una activista social, quedando el segundo en este caso para la dirigente de Podemos Ángel Rodríguez, Pam. El texto no define cómo será el reparto en las provincias de Lugo y Ourense, donde es más complicado que la coalición logre representación. Eso sí, se garantiza que todos sus partidos tengan representación en las listas.

El pacto, al igual que contempla la creación de un grupo parlamentario en las Cortes, también da soluciones para que los tres partidos puedan llegar a estar presentes en el Congreso si solo obtienen uno o dos escaños. Para ello, el acuerdo explicita que en ese caso las tres formaciones rotarían por los escaños obtenidos a lo largo de la legislatura, práctica en la que en cambio no entrarán las candidaturas municipales que forman parte de la coalición y que gobiernan en A Coruña, Ferrol y Santiago.

De conseguirse grupo propio este se denominará «Grupo parlamentario galego (En Marea)». Pero también se contempla en el acuerdo que no sean capaces de lograrlo, siendo entonces las organizaciones de la coalición las que decidan a qué grupo se adscriben sus diputados.

Las reglas de funcionamiento para la toma de decisiones se establece que será la del consenso, con fórmulas aún por definir para garantizar desempates.

Nada se adelanta respecto a la posibilidad de explorar la continuidad del proyecto político para las autonómicas del año que viene, de la misma manera que tampoco se avanza sobre las líneas fundamentales del programa electoral, más que serán las del preacuerdo con el que se iniciaron las conversaciones que han dado lugar a En Marea.