La otra educación de las aulas

Colegios e institutos combinan la formación reglada con multitud de programas complementarios que fomentan los valores sociales, afectivos, ecológicos y artísticos


Santiago / la voz

Física, Matemáticas, Inglés... Los colegios e institutos gallegos ya no solo enseñan conocimiento reglado. Desde hace años se están introduciendo programas transversales en los que el alumno, además de aprender verbos irregulares y ecuaciones de primer grado, profundizan en la educación afectivo sexual; en el fomento de hábitos deportivos; la creatividad; el conocimiento de la meteorología; la alimentación sana o el respeto a la riqueza forestal gallega. Es la otra educación, aquella que no lleva a los estudiantes a convertirse en premios extraordinarios de bachillerato, pero hace algo quizás más importante, «poñer aos rapaces no mundo», explica Carme Fernández, coordinadora del equipo de dinamización lingüística del instituto Saturnino Montojo de Ferrol, y coordinadora de varios de estos programas.

Algunos de estos proyectos a los que se apuntan los centros se realizan en colaboración con los ayuntamientos, otros con el Ministerio de Educación, pero la mayoría son fruto de iniciativas entre Xunta y colegios. Educación ha englobado todos los programas de innovación -de todas las consellerías- en el plan Proxecta, formado por casi una treintena de iniciativas diferentes de temas tan variados como la fotografía, el cine, la lucha contra el tabaquismo, el consumo responsable, el desarrollo sostenible o la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Algunos están dirigidos a todo el alumnado, pero la mayoría se centran en primaria o en secundaria, y en algunos casos incluso en cursos concretos de cada etapa.

El IES Saturnino Montojo es uno de los que este curso participa en más programas de innovación. En concreto, en cuatro. Carme Fernández coordina dos de los que se realizan: Donas de si y Correspondentes xuvenís 3.0. Tiene muy claro la importancia de este tipo de educación que camina de forma paralela a la reglada, «para min é esencial. Antes, o coñecemento memorístico era importante porque non había outros recursos para atopalo. Agora non, pero o que si ten que ter o alumno son competencias para atopar ese coñecemento. Hai que fomentar estas habilidades. Os rapaces teñen un ordenador diante, pero atopámonos con que non saben enviar un correo electrónico cun arquivo anexo», sostiene.

El instituto contaba con un proyecto de igualdad de género, Nós tamén somos elas, en el que participaban casi todos los departamentos del instituto usando el gallego como lengua vehicular. Este año han decidido encuadrarlo en Donas de si, de la Secretaria xeral para a Igualdade. Al final, como participantes activos o receptores, toda la comunidad educativa se implicó. Desde Historia trabajaron con las maestras de la República; en Economía sobre el papel de la mujer en el mundo laboral; y en Griego, por ejemplo, abordaron la figura de las féminas en la cultura grecolatina.

Carme se siente especialmente orgullosa de lo bien que ha funcionado el programa Correspondentes xuvenís 3.0, que depende de Xuventude. Comenzaron el curso pasado y este pretenden dar un paso más. El objetivo es que los propios alumnos difundan entre sus compañeros todo lo que les pueda interesar en relación a becas, programas de movilidad, premios, concursos, e incluso a nivel universitario «porque sempre poden teñen un irmán maior», explica la coordinadora. Los estudiantes organizan por cursos y por temáticas toda la información y las convocatorias, de tal manera que en el tablero del aula de tercero de la ESO solo se coloca la información que les puede ser útil a ellos. Además, en la biblioteca hay un punto de información juvenil que han creado, y en el que todos los estudiantes pueden ampliar la información.

Este año irán más allá. El objetivo es ayudarse de un cañón para proyectar en el pasillo la información más útil e interesante, y evaluar si el alumnado es de esta forma más activo. Es decir, ¿participa en más concursos, pide más ayudas, se apunta a más intercambios? La finalidad es ayudar al alumnado a tener más competencias y habilidades para la vida, más allá de que tengan mejor o peor nota en su currículo.

Colaboración

Eso sí, la puesta en marcha de este tipo de planes, que muchas veces incluye a todo el alumnado, implica la colaboración de todos los docentes «e a verdade é que hai que destacar o apoio de todos os compañeiros, ás veces fan traballos que me deixan coa boca aberta», resume esta profesora.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

La otra educación de las aulas