Las afiliaciones crecen en partidos en el poder o con opciones de gobernar

Solo uno de cada 20 gallegos mayor de edad milita en formaciones políticas


Santiago / La Voz

De los pocos más de 1.200 militantes que tiene Anova a los más de 100.000 afiliados que tiene el Partido Popular en Galicia. Las fuerzas políticas representadas en el Parlamento gallego cuentan con una base militante que rebasa ligeramente los 122.000 personas, lo que significa que solo uno de cada veinte gallegos mayor de 18 años, la edad requerida para darse de alta en un partido, milita en alguna de las cinco fuerzas con presencia en la Cámara autonómica.

El contexto social marcado por la desafección hacia la clase política y el sistema de partidos, señalados por la ciudadanía como uno de los principales problemas del país, por detrás del paro, la crisis económica y la corrupción, según refleja el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) del pasado mes de mayo, no ha provocado que se resintiera la participación social en la estructura de partidos, pues muestra cierta estabilidad desde hace años.

Es más, en los datos aportados por los aparatos de los partidos se aprecia un repunte en la afiliación en las fuerzas que tienen la responsabilidad de gobernar, como el caso del PP, que tenía 96.000 afiliados cuando Feijoo tomó el mando en el partido y ahora rebasa ya los 101.000. Y algo similar ocurre en otras fuerzas que convocan procesos de elecciones internas para elegir candidatos con expectativas de volver a gobernar, y el caso más paradigmático es el del PSOE de Santiago, donde se duplicó el censo de militantes en el último mes.

Con todo, algunas fuerzas políticas se muestran renuentes a la hora de aportar los datos de afiliación. Aduciendo que «la persona que lleva eso no está», el PPdeG declinó facilitar la semana pasada datos actualizados de afiliación, cuotas y nivel de impagos. De modo que, con esa política informativa, resulta imposible conocer cuánto recauda entre los suyos y si, en medio de los casos de corrupción, ha ganado o perdido adeptos.

La corrupción no desgasta

La cifra de afiliación más reciente data de noviembre del 2012, cuando el PPdeG contaba con 101.492 carnés activos. Los casos de corrupción como Pokémon o Bárcenas no tuvieron un gran impacto en la afiliación, pues los de la gaviota sumaron afiliados a un ritmo medio de 80 cada mes, un 1 % más en el conjunto del 2012.

El último censo conocido del PSdeG, el de las primarias gallegas de septiembre del 2013, reflejaron que su número de afiliados era de 11.317 personas. Los socialistas abonan una cuota anual de 72 euros, si bien aplicó tarifas reducidas, como también hizo el PP, de un euro mensual para evitar la fuga de militantes en situación de desempleo o exclusión.

La coalición Alternativa Galega de Esquerda (AGE), integrada básicamente por dos partidos, Anova y Esquerda Unida, es la que cuenta con menos afiliación en Galicia. En Anova, partido fundado en el 2012, en vísperas de las elecciones autonómicas, declinaron concretar la cifra de militantes, pero el referendo interno celebrado el pasado febrero por la formación que lidera Xosé Manuel Beiras dejó a la vista que contaba con 1.239 afiliados que estaban al corriente en el pago de las cuotas.

La otra gran pata de la coalición, Esquerda Unida, tiene 1.375 militantes en Galicia, tras experimentar un repunte acusado en la afiliación, de un promedio del 30 % anual, a partir de las elecciones municipales y generales del año 2011. También abonan una cuota mensual de 6 euros, similar a la del PSOE o Anova, con bonificaciones para los militantes en dificultades económicas, y mantienen en paralelo un censo de simpatizantes de otro millar de personas.

La bajada del BNG

En cuando al Bloque Nacionalista Galego (BNG), se resintió ligeramente de las escisiones sufridas en los primeros meses del 2012, cuando se marcharon más de medio millar de afiliados que formaban parte del Encontro Irmandiño o de Máis Galiza.

El BNG cuenta con 7.096 afiliados, incluidos los de la organización juvenil Galiza Nova. Según las cifras aportadas por el Bloque las cuotas de afiliación son de 3 euros al mes para los miembros de Galiza Nova y de un mínimo de 8 para el resto. «Nunca o foi, pero nas circunstancias económicas actuais, pagar a cota non é obstáculo ningún para poder militar no BNG», aseguran desde la organización frentista.

Además, en el Bloque se han extendido las aportaciones extraordinarias para financiar los procesos internos o las campañas electorales. En el caso de las pasadas europeas, se pidió a los militantes una cuota añadida de 100 euros, aunque voluntaria, siempre y cuando estuvieran en disposición de abonarla.

Información elaborada con aportaciones de M. Cheda, Serafín Lorenzo y Carlos Punzón.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Las afiliaciones crecen en partidos en el poder o con opciones de gobernar