Un cuarto de padrón menos en seis zonas


Pese a la fuerte caída que registrará Ferrol, según las proyecciones de población realizadas por el IGE, y que trazan en dicha zona urbana un recorte del 8,9 % en su censo actual, es en una parte de Lugo y varias zonas de Ourense donde la desertización demográfica alcanzará tintes de tragedia en claves de renovación poblacional.

Hasta seis zonas comarcales de ambas provincias se quedarán sin un cuarto de sus censos en solo diez años. Terra de Celanova (A Bola, Cartelle, Celanova, Gomesende, A Merca, Padrenda, Pontedeva, Quintela de Leirado, Ramirás y Verea) pasará de sus 20.035 habitantes actuales a solo 14.622 en el plazo proyectado por el instituto estadístico gallego, perdiendo así un 27 % de su masa poblacional.

A Baixa Limia (Bande, Entrimo, Lobeira, Lobios y Muíños) corre el riesgo de ceder igual porcentaje de vecindario y no llegar en conjunto ni a los seis mil residentes.

Un 25 % prevén los estadistas que vayan perdiendo hasta el 2023 las áreas de Trives (Chandrexa de Queixa, Manzaneda, A Pobra de Trives y San Xoán de Río) para bajar a solo 3.444 residentes; Terra de Caldelas (Castro Caldelas, Montederramo, Parada de Sil y A Teixeira), quedándose su población prevista en 2.507 habitantes; O Ribeiro (Arnoia, Avión, Beade, Carballeda de Avia, Castrelo de Miño, Cenlle, Cortegada, Leiro, Melón y Ribadavia) que en total descenderán por debajo de 13.000 integrantes, y A Fonsagrada (Baleira, A Fonsagrada y Negueira de Muñiz), que en su caso apenas llegará a las 4.300 personas evidenciando la conveniencia de las fusiones municipales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

Un cuarto de padrón menos en seis zonas