Los parlamentarios gallegos reciben un salario neto superior a los presidentes del Gobierno y de la Xunta

Hace ya un año y medio que en Galicia se reformaron los sueldos de los directivos de entes públicos dependientes de la Administración autonómica


Santiago / La Voz

Ningún diputado autonómico necesita exhibir una actividad política desaforada o echarse a la espalda jornadas laborales de 15 horas para cobrar a fin de mes un salario líquido más elevado que el del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Hay muchos que se prodigan en el registro de iniciativas, en las asistencias a comisiones y reuniones de otros órganos, pero a algunos les basta con hacer acto de presencia en el pleno para apretar el botón cuatro días al mes para ganar lo mismo: un mínimo de 49.700 euros netos al año, es decir, tanto como lo declarado por Rajoy o incluso 2.100 euros más de los que percibe Feijoo.

Hace ya un año y medio que en Galicia se reformaron por decreto los sueldos de los directivos de entes públicos dependientes de la Administración autonómica siguiendo un criterio: que nadie cobrara más que el presidente de la Xunta, cuyo salario está fijado en 71.720 euros brutos al año. Se introdujo así una reducción de hasta el 21,7 %, en los casos más extremos, que solo fijó dos excepciones, la del presidente de Sogama y la del director general de la Compañía de Radio Televisión de Galicia (CRTVG), que podían llegar a ganar entre 5.000 y 10.000 euros brutos más al año que Feijoo.

No obstante, la revisión no afectó a los diputados del Parlamento gallego, pues el Legislativo dispone de capacidad plena para regular sus retribuciones y su modelo de fiscalidad, que es muy baja, lo cual no les permite ganar en la práctica más que el jefe del Ejecutivo, que el vicepresidente Alfonso Rueda o que cualquiera de los conselleiros, si acaso con la excepción del responsable de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, Agustín Hernández, que debido a la acumulación de trienios -es ingeniero y pertenece al cuerpo superior de la Xunta desde 1992- obtuvo en el 2011 una retribución bruta de 76.215 euros que, descontada la retención de 23.000 euros, se quedaron en una líquida de algo más de 53.000 euros.

Tomando como referencia las declaraciones de bienes hechas recientemente por Rajoy y por Feijoo, se puede comprobar que el presidente del Gobierno percibió en el año 2012 un salario bruto de 74.912 euros, que tras las correspondientes cotizaciones a la Seguridad Social y retenciones del impuesto del IRPF, se quedó en un sueldo líquido de 49.893 euros. En el caso de Feijoo, y de acuerdo con la certificación firmada por Presidencia, percibió en el 2012 una retribución íntegra de 71.720, 35 euros, reconvertidos tras las diferentes deducciones en un neto de 47.608,16 euros, inferior al de cualquier diputado de O Hórreo.

Solo la presidenta del Parlamento, Pilar Rojo, tiene un salario bruto más alto que el presidente del Gobierno o el de la Xunta, pues está establecido en 80.687 euros. El de los cuatro miembros restantes de la Mesa es ligeramente inferior, de 67.536 euros brutos al año, pero lo que tienen en común todos los diputados es que su sueldo líquido rebasa con creces el de Feijoo, lo que le permite al secretario general de Nuevas Generaciones, Javier Dorado, que es parlamentario, ganar más en realidad que los mandamás de su partido en España y en Galicia.

El desfase estriba en la nula tributación que tiene el 54 % del salario que cobran los parlamentarios, pues todos ellos reciben un complemento de 31.048 euros al año que no está sujeto a retención, que puede sobrepasar los 46.000 en el caso de los diputados que residan a más de 150 kilómetros de Santiago, pues se les abonan a mayores los gastos de locomoción. El otro 46 % del sueldo, formado por la asignación y los gastos de representación, que conjuntamente hacen un mínimo de 26.686 euros al año, sí actúa como base imponible a efectos fiscales, pero aun aplicándosele un tipo elevado de IRPF, del orden del 30 %, ingresarían por esta vía otra cantidad líquida de 18.680 euros, que sumados a la ayuda de coste de 31.048 euros hacen un total de 49.700 euros netos, muy similar a los 49.893 de Rajoy.

Reforma

La Mesa del Parlamento tiene previsto discutir en su reunión de mañana la reforma del régimen retributivo de los diputados en base a una propuesta elaborada por la presidenta, Pilar Rojo. El alcance de la remodelación se desconoce, aunque se trabajaron con diferentes escenarios encaminados a elevar el porcentaje del salario sujeto a tributación que reciben sus señorías.

Uno de esos modelos esbozados por la jefa del Legislativo consiste en transparentar fiscalmente tres de las cuartas parte del salario bruto de los parlamentarios, frente al 46 % actual, si bien la proporción puede aumentar finalmente a la vista de la toma de posición hecha por el presidente de la Xunta y líder del PPdeG, Alberto Núñez Feijoo, que reclamó que se redujera «ostensiblemente», aunque sin precisar el porcentaje, la parte del sueldo que reciben los diputados que no esta sujeta a retención.

La Mesa del Parlamento trata mañana el régimen retributivo de la Cámara

Feijoo quiere que aumente la tributación, pero no aclaró en qué porcentaje

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
34 votos

Los parlamentarios gallegos reciben un salario neto superior a los presidentes del Gobierno y de la Xunta