¿Adónde van los tapones?

maría cedrón REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

El material plástico que se recoge para apoyar causas solidarias se recicla para hacer envases para verduras, perchas o cubos

16 dic 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

Cubos de plástico, envases para almacenar verduras, perchas para la ropa, tubos utilizados en fontanería... Ese es el destino de las toneladas de tapas que se recogen cada día por todos los rincones de Galicia. El reciclado de los conocidos ya como tapones de la solidaridad no solo da un segundo uso al plástico, también abre la puerta a la esperanza. En Galicia en estos momentos está dando una oportunidad a Reda, un pequeño de la comarca de Xallas con dificultades para caminar; a Alma, una pequeña de Vigo que sufre una enfermedad degenerativa; a Ángel, un pequeño de Lugo con parálisis cerebral, y a Jessie, una joven de Redondela con distrofia, que requiere un estudio clínico urgente. Antes se la dio a Diogo, a Paula, a Lola... Y en el futuro continuará dándosela a muchos otros.

Pero el camino que recorren las tapas desde que dejan las botellas de agua, de detergente o de leche hasta convertirse en cubos o perchas no es corto. Requiere una infraestructura que se extiende por toda Galicia y que se ha ido creando poco a poco. Cualquiera puede formar parte de ella.

Como Isabel Rancaño, quien desde hace meses colecciona tapas. Comenzó por solidaridad con Paula, la pequeña de Boiro que está sometiéndose a un tratamiento en Alemania para poder andar. Vive en Lugo, pero buscó el modo de hacer llegar las tapas hasta allí. Ahora es su marido el que se encarga de transportar en su camión las que se recogen en Santiago, A Coruña y Lugo y que tienen como destino el banco de Tomiño. «Cuando tiene un viaje, aprovecha para ir al banco de tapones de Tomiño», explica.