Una gitana de Ferrol vive «desterrada» en Viveiro

El clan al que pertenece le prohíbe volver porque dejó a su pareja para iniciar una relación con otro hombre


Ferrol / La Voz

Las libertades constitucionales de las mujeres parecen quedar a la puerta de algunas comunidades. Una gitana que residía en la zona de Ferrol ha sido desterrada por el entorno familiar del que era su pareja porque dejó al hombre para iniciar otra relación. Ahora reside en Viveiro. M. M. G. tenía que comparecer ayer de testigo en una vista oral en los juzgados de lo penal de Ferrol y solicitó hacerlo por videoconferencia, cosa que el tribunal autorizó, si bien no por las razones del destierro, sino por la distancia al lugar donde vive. «Es la ley gitana», comentó la hermana del encausado presente en el juzgado que, incluso, salió de la sala porque no quería ver a M. M. G. ni por videoconferencia. El juicio, a la postre, se suspendió. El acusado era M. G. M., que estuvo casado con la desterrada, y el motivo de la vista era por un asunto de tráfico. La mujer es la titular de un Audi A3 que manejaba el acusado con el carné retirado. El juicio se retrasó un poco por la huelga de jueces. Más tarde no pudo celebrarse porque el imputado, que había ido a tomar algo, se encontraba ebrio, según informó un policía. Ante tal situación, el tribunal resolvió aplazar la vista oral.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos

Una gitana de Ferrol vive «desterrada» en Viveiro