«La Diputación no está sobrecargada de funcionarios»

Asegura que, no obstante, se ha iniciado una recolocación de servicios


A Coruña / La Voz

Diego Calvo (San Sadurniño, 1975) recibe en su amplio despacho, terminando de firmar una montaña de documentos. Hace un pequeño parón en su ajetreada jornada para defender, a capa y espada, la función que realizan las diputaciones, criticada desde amplios sectores de la sociedad.

-Defiende la unión de concellos, pero también que se mantengan las diputaciones.

-No tiene que ver una cosa con la otra. Defendemos las fusiones de manera voluntaria porque es más eficiente desde el punto de vista de los recursos. Y, por otro lado, la Diputación presta servicios fundamentales a los ayuntamientos. De hecho, aunque se produjese una fusión masiva de municipios estos seguirían necesitando una Administración intermedia. Probablemente muchos concellos de la provincia no podrían sobrevivir sin la Diputación, porque no serían capaces de prestar servicios. La Diputación también les da mucho apoyo económico, no solo a través de transferencias, sino también que les podemos adelantar liquidez a muchos ayuntamientos.

-Cualquier otra Administración podría asumir esas gestiones.

-Seguirían necesitando otra Administración local intermedia, llámese diputación o llámese como se quiera. Hay servicios a los ayuntamientos que sería imposible prestarlos desde la Xunta o el Estado.

-Pero las diputaciones salen muy caras. A nivel nacional suponen un gasto de más de 20.000 millones de euros anuales.

-El presupuesto en la de A Coruña son 144 millones de euros. Y, al menos nosotros, somos una de las Administraciones menos endeudadas de toda España. Tendremos a final de año un endeudamiento que representa el 37 % de nuestro presupuesto.

-No me dirá que en la Diputación no sobran funcionarios.

-No. La Diputación no está cargada de funcionarios. Todos hacen sus funciones. Lo que hace falta es una recolocación de servicios que estamos prestando, que es en lo que estamos trabajando. Por ejemplo, será necesario redimensionar el departamento de tesorería y recaudación, fundamental en la relación con los ayuntamientos.

-¿Qué es prescindible?

-Solo la mala gestión, cuando se vive por encima de las posibilidades y nadie piensa en ello. Igual que en una empresa o en un familia hay que buscar la eficiencia y eficacia en la gestión de los recursos.

-Pues la imagen que hay en la calle es que solo gestionan subvenciones.

-Esa es la imagen cuando no se conoce la Administración, la que se tiene desde fuera. Pero estoy seguro de que los 94 alcaldes de A Coruña, sean del partido que sean, dicen que la Administración más valorada por ellos es la Diputación.

-Porque reparten el dinero.

-Porque colaboramos con ellos en prácticamente todos los servicios: infraestructuras viarias, obras, servicios sociales, colaboramos con sus programas de actividades... Y, además, un montón de entidades sociales también sobreviven gracias a las diputaciones.

-¿No podrían los consorcios sustituir a las diputaciones?

-No. Nunca... nunca. Primero, porque si se crea un consorcio en realidad se crea una nueva Administración. Segundo, igualmente necesitaría personal para prestar servicios multiplicando el coste de la Administración.

-En su día el PP apostaba por la supresión de este tipo de entidades públicas...

-Tiene mala memoria. Esa es una buena pregunta para otros partidos; seguro que pensaba usted en el PSOE o, en todo caso, en el Bloque. Es normal, porque un día dicen una cosa y otro día otra.

-Pues da la impresión de que en la Diputación tienen una «entente cordiale».

-Aquí intentamos consensuar los asuntos antes de llevarlos a pleno.

-¿No cree que quizás la familia Baltar ha influido en la mala imagen de las diputaciones?

-La Diputación de A Coruña tiene muy buena imagen.

-¿Y la de Ourense?

-La de A Coruña tiene muy buena imagen.

-Algunos concellos se quejan de trato discriminatorio. Hay más inauguraciones, más convenios, más actos... en los que gobierna el PP.

-No. El mejor reflejo de ello son los plenos: hay un buen entendimiento entre el grupo de gobierno y los de la oposición. Todos los proyectos que hay son para ser ejecutados y, aquí, yo no he escuchado queja alguna por parte de los alcaldes.

-¿Renunciará a su coche oficial?

-Soy el presidente de la Diputación de A Coruña, ¿cómo me voy a trasladar por toda la provincia? Es un territorio que tiene 94 ayuntamientos y no podría desplazarme en mi coche particular.

Votación
42 votos

«La Diputación no está sobrecargada de funcionarios»