Manuel Fraga ya reposa en Perbes

Cientos de personas han asistido a su entierro en el municipio de Miño, en el que han vuelto a sonar las gaitas de la Real Banda de la Diputación de Ourense.


La Voz

Los restos mortales de Manuel Fraga ya descansan en el panteón familiar en la parroquia de San Pedro de Perbes (Miño), junto a su esposa María del Carmen Estévez.

Al son de la «Marcha do antigo reino de Galicia», la Real Banda de Gaitas de la Diputación Ourense ha recibido en el cementerio de Perbes al coche que transportaba desde Madrid el féretro de Manuel Fraga. El coche fúnebre entró en el pequeño cementerio del municipio de Miño veinte minutos antes de las cinco de la tarde, donde ya le esperaban cientos de personas.

El féretro, sobre el que colocaron una bandera de Galicia, fue portado por los nietos del fundador del PP a la iglesia parroquial de San Pedro de Perbes. Se trata de una pequeña iglesia parroquial con capacidad para 60 personas y en la que sólo han podido acceder los familiares directos y a las principales autoridades.

De la familia, se han desplazado hasta Perbes seis hermanas, sus cinco hijos, nietos, sobrinos y otros allegados. Entre las personalidades que han asistido al entierro destacan José María Aznar y su esposa Ana Botella, el presidente del ejecutivo asturiano Francisco Álvarez Cascos, la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría o ministros como Alberto Ruiz-Gallardón, Ana Mato o Ana Pastor. También presencian el entierro el presidente de la Xunta, los de las Diputaciones de A Coruña, Ourense y Pontevedra, el delegado del Gobierno en Galicia y regidores como José López Orozco, Rey Varela o el exalcalde coruñés Francisco Vázquez.

El funeral fue oficiado por el cardenal Rouco Varela y el arzobispo de Santiago, Julián Barrio. También estaban presentes el obispo de Lugo, Alfonso Carrasco, y el cura párroco de la localidad, un hombre de 40 años que, según informa la agencia Efe, lleva desde septiembre al frente de su ministerio en está pequeña localidad de la costa coruñesa, ya que el anterior, con quien Fraga mantuvo una relación de amistad durante años, falleció recientemente.

Los nietos de Fraga metieron el féretro en el panteón mientras sonaba el himno gallego

El funeral en la iglesia parroquial duró cerca de una hora y cinco minutos antes de las seis de la tarde volvieron a sonar las gaitas y se trasladó el féretro hasta el panteón familiar. Mientras sonaba el himno gallego, una de sus hijas retiró las banderas, la gallega y la española, que cubrían el féretro y fueron los nietos de Fraga los que se encargaron de meterlo dentro del nicho familiar. Sus restos descansan ya encima de los de su mujer, fallecida en 1996.

Familia

Una de las hijas del expresidente de la Xunta, Carmen Fraga, quiso agradecer en nombre de la toda la familia el apoyo recibido. La eurodiputada del PP, al igual que Núñez Feijoo, recordó que Manuel Fraga descansa en la villa en la que pasaba todos sus veranos y junto a su mujer, como él quería. «Hubiésemos querido que fuese de un modo más particular y más privado porque creemos que esto es algo nuestro, pero también comprendemos que hay mucha gente que se quería despedir», añadió la hija de Fraga. También habló uno de los nietos de Fraga, Andrés, que señaló que se queda con «el Fraga cariñoso y familiar» y no con la figura política que el resto conocían.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
141 votos

Manuel Fraga ya reposa en Perbes