Los expertos creen que en una subasta el códice podría alcanzar los diez millones

El calificativo más utilizado para explicar el valor del manuscrito es «incalculable»


santiago / la voz

Que todo tiene un precio es una frase que no se adapta bien a la desaparición del Códice Calixtino. El calificativo más utilizado para explicar el valor del manuscrito es «incalculable», pero en el mundo de las subastas se dan casos que, sin ser comparables, son similares. Aunque los expertos son reacios a cuantificar y explican que hablar de dinero alrededor de patrimonio «puede espolear al robo».

Pero el mundo contemporáneo tiene tendencia a traducir todo a cifras económicas. Desde la casa de subastas barcelonesa La Suite expresan la dificultad de calcular en piezas tan singulares. Además de explicar la consternación registrada en el mundo tras conocerse la noticia de la desaparición, aluden a otras piezas de época similar que salieron a la venta en subastas recientes, en Londres, y que alcanzaron precios que rondaron los diez millones de euros. Esta es la cifra de referencia que podría alcanzar el Códice en una subasta, aunque desde la empresa catalana matizan que esta hipótesis se realiza desde la perspectiva de que la pieza «saliera a la venta de manera legal, llegase a una subasta también legal» lo que en los casos de piezas como la compostelana «es casi imposible». Por este motivo, los expertos que asesoran a las casas de subastas señalan el carácter relativo de la referencia. Lo que sí señalan es que un precio de salida para la subasta serían los cinco millones de euros.

Los expertos de la Biblioteca Nacional, en Madrid, también rehúyen la valoración económica y prefieren explicar que no «hay manera de hacer un cálculo del valor de una pieza de esas características». Señalan que el Códice Calixtino es «una de las tres piezas más importantes en su género entre las existentes en España» y explican que no se les asigna por sistema un valor económico a las piezas conservadas en las distintas instituciones.

También señalan la rareza de estas piezas aunque admiten que en «el mercado de las subastas aparecen ejemplares de libros iluminados medievales que en todos los casos alcanzan precios millonarios».

En los casos de piezas que salen a la venta de manera legal, los especialistas en subastas aseguran que pasan de colecciones privadas a colecciones privadas y que la valoración de estas se realiza por la rareza del ejemplar, por la cantidad de ilustraciones que conserve y por lo completo que esté el libro. Parámetros que sitúan al libro desaparecido en Santiago entre los más singulares entre los singulares porque se conserva íntegro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Los expertos creen que en una subasta el códice podría alcanzar los diez millones