Sidecars: «Intentamos que esto parezca una gira de verano»

CARLOS CRESPO

FUGAS

CEDIDAS

La banda madrileña, en gira de presentación de «Ruido de fondo», será la encargada de cerrar, el 17 de julio, el festival Vive Nigrán

09 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Que Leiva produzca tus dos primeros discos y que además sea hermano del vocalista y guitarrista de la banda determina, más allá de cuestiones valorativas, una severa impronta. Y eso es lo que le ocurrió a Sidecars. Para bien, pensarán muchos. Para mal, no faltará quien opine. Sea como fuere, eso forma parte del pasado. Desde aquellos dos primeros trabajos el grupo ha firmado cuatro discos más, todos bajo la producción de Nigel Walker, nombre asociado a los grandes éxitos de Pereza, El Canto del Loco o La Oreja de Van Gogh, pero también a algunos de los mejores discos de Los Rodríguez, Los Secretos o M Clan. Y es precisamente por esa vertiente más apegada al rock americano por la que transita el último trabajo de Sidecars, Ruido de fondo, editado en septiembre del 2020, con el que alcanzaron el número uno de ventas en España, y que ahora por fin pueden presentar en directo tal como fue ideado y concebido: con todo su despliegue técnico y con toda la banda.

Lo hicieron anoche, en el Wanda Metropolitano de Madrid. Y lo harán el 17 de julio en la playa del monte Lourido como colofón de la programación del Vive Nigrán. Gerbass, el bajista de la banda madrileña -quien por cierto pasa largas temporadas cada año en Vilagarcía- nos adelanta cómo será ese concierto y sus sensaciones al inicio de lo que intenta parecerse a una típica gira.

-¿Cómo es el planteamiento de estos conciertos? ¿Ha obligado la pandemia a imponer algunos sacrificios?

-Hicimos un primer intento de gira en el 2020 en el que pudimos hacer unos 15 teatros y presentar el disco, que por entonces estaba recientito y calentito. Para aquellos conciertos sí que adaptamos el formato. Ahora ya intentamos que los conciertos se parezcan todo lo que sea posible a una gira de verano de Sidecars. Pero, claro, por supuesto que tenemos que tener en cuenta que la gente está sentada y que es una putada hacer un concierto a tope y bailongo y que si la gente se levanta de la silla le llamen la atención. Así que hemos preparado como un híbrido de lo que solíamos hacer en verano con lo que hacemos en los teatros. Eso es lo que vamos a llevar al Vive Nigrán.

-¿Ha perjudicado más la pandemia a las bandas de pop y de rock, a las que tenían su caldo de cultivo en los festivales, que a otro tipo de grupos?

-Totalmente. Es que la mayoría de esos artistas que tú escuchas en la radio son para ponértelos en tu casa, en tu boda o en la barbacoa que haces con tus colegas. En muchos casos, ni siquiera hacen giras. Y lo nuestro es para disfrutarlo en directo, absolutamente. Haber hecho otro verano con un formato reducido hubiese supuesto descender un escalón, algo terrible dada la proyección que llevaba el grupo.

-He leído en varios sitios que «Ruido de fondo» es vuestro disco más importante y maduro. ¿Tenéis también vosotros esa sensación?

-Bueno, quizá suene a cliché, pero nosotros es lo que siempre intentamos: aprender de los discos anteriores, aportar cosas nuevas sin que se nos vaya la olla y crecer un poco en cada nuevo trabajo. Así que sí, queremos pensar que Sidecars va a mejor.

-¿En qué habéis notado que habéis crecido?

-Hemos aprendido a gestionar la incertidumbre y a organizarnos. Y en lo musical creo que a todos los músicos la pandemia nos ha dado la oportunidad de repasar cosas en casa y de poner los dedos en forma para después poder reflejarlo en los conciertos y en las grabaciones que tenemos.