Oates vs. Strout, tú decides si oscuridad o luz

Las dos autoras ocupan estos días un lugar privilegiado en las mesas de novedades con «Luz de febrero» y «Delatora»


Las dos peinan canas, las dos tienen un Pulitzer, las dos miran al mundo desde un ángulo propio y luego lo vierten al papel para regalarnos historias que nos conmueven. Elizabeth Strout y Joyce Carol Oates ocupan estos días un lugar privilegiado en las mesas de novedades con Luz de febrero y Delatora. Dos obras magistrales que nos hablan directamente al corazón, aunque cada una lo hace de manera muy diferente.

Oates nos ofrece en Delatora una trama violenta y magnética sobre la negrura que se esconde en el seno más íntimo de las familias y el papel que las mujeres juegan en una sociedad rural y religiosa que solo les demanda belleza y mansedumbre. La joven Violet Rue, la menor de siete hermanos, nos cuenta su historia. Una vida en la que todo iba bien hasta que con doce años su familia la repudia por acusar a sus hermanos de asesinar a un niño negro. El dilema moral, el problema racial, el sexismo, la pobreza, la ignorancia, son, como en tantas obras de Oates, los ejes sobre los que girará esta novela intensa. La decisión de Violet de contar la verdad le obligará a romper los lazos con su familia. Lo pagará caro.

Los abusos a menores y el poder redentor del conocimiento también ocupan la prosa torrencial de Oates, que te atrapa en esta trama laberíntica y ya no te suelta. Su imaginación oscura nos lleva por un camino de misoginia y desigualdad en el que no faltan la violación y el asesinato. Y no hay marcha atrás. Una vez que entras, llegas hasta el final. Aunque te quedes sin aliento.

Una ficción que no supera la realidad. Oates, reciente ganadora del 16.º Premio Carvalho, lo ha explicado con claridad: «El mundo actual está tan impregnado de misterio y crimen que necesita de verdad una literatura que exponga las maquinaciones del mal».

«Luz de febrero»

Si necesitas un respiro, Elizabeth Strout y su nítida Luz de febrero será tu tabla de salvación. Volvemos a encontrarnos con la malhumorada y entrañable Olive Kitteridge (de hecho, el título original de la novela es Olive, again. Sin duda, menos poético, pero más clarificador). Aquella Olive que protagonizó hasta una premiada miniserie de televisión, basada en el primer libro, regresa más madura y menos dura de corazón. Ha enviudado y encontrado un nuevo amor. La pérdida, la madurez, el amor por los hijos (aunque no sea correspondido) y los remordimientos por el pasado se entrelazan en historias independientes a las que Olive sirve de hilo conductor.

Un universo pequeño y pueblerino que recuerda los que tan magistralmente relata Alice Munro. Mundos claustrofóbicos y cortos de miras en los que de vez en cuando brilla la luz («... y aquella luz de más se colaba entre los árboles desnudos y estaba llena de promesas. Aquella luz prometía, y no poca cosa».)

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Oates vs. Strout, tú decides si oscuridad o luz