«Gambito de dama», el éxito sorpresa

La jugada magistral en «streaming» es esta miniserie de época que lleva los grandes temas a un tablero de ajedrez


Es una apertura de ajedrez y una jugada magistral en streaming. Una miniserie de época que apenas se ha vendido y que descoloca, para bien, en el top-ten del tablero de tendencias este otoño en Netflix, que, dicho sea de paso, nos ha dejado de piedra con la Rebeca 2020.

¿Hay un personaje real tras la ficción maestra de Gambito de dama? Lo parece, pero no, y es esta una curiosidad menor ante el brutal hechizo de esta historia que realmente no suelta al espectador. Lo tiene todo, actriz (actrices que dan vida a dos personajes cañón, Beth y su madre adoptiva), guion, secundarios, puesta en escena, conflicto, tensión que evita los tópicos, estilo. Atrapa la magnética Anya Taylor-Joy (Emma). Descubran en ella a Beth Harmon, una niña que queda huérfana tras un accidente de coche y que en el orfanato descubre las posibilidades de su inteligencia, su don para el ajedrez mientras se va enganchando a unos tranquilizantes que potencian su concentración. Es una adicta la suerte de la mejor jugadora de ajedrez. Harmon puede con una escuela, con diez adversarios a la vez, con una época, con un mundo en el que es una anomalía que el jaque mate venga del cerebro de una mujer. El personaje inolvidable de Beth se inspira en parte, dicen, en Bobby Fisher y habla de un talento que es un látigo, carne de autodestrucción. Este es el fuerte de Beth: el mundo limitado a 64 casillas, con un riesgo siempre bajo el dominio del pensamiento racional.

Moverán las manos mirando al techo, pensando... sin darse cuenta.

Hay varias lecciones sin atisbo de pedantería en esta ficción: una es la elección de un color para cada etapa de la vida. Otra la banda sonora. Dolor e inteligencia mueven ficha. Vemos cómo pesan las leyes sociales en la atmósfera, dentro y fuera de casa, el valor desde la fragilidad, vulnerabilidad, fascinio, amor, obsesión, resiliencia, superación. Sentido del riesgo.

El fallecido Heath Ledger anunció en su día que tenía la idea de convertir en película la novela original de Walter Travis. Y este habría sido su debut como director y llegó, al parecer, en pensar en Ellen Page para el papel protagonista, pero la muerte llegó pronto a truncarle los planes.

La madre adoptiva de Beth Harmon merece un brindis, y otro esa tentación llamada Townes.

Gambito de dama, siete bocados de cine que retratan la soledad del genio en siete episodios que no les dejarán perder la concentración. Esa cabeza prodigiosa de Beth Harmon puede con todo... sobre el tablero. Y es a la vez tan desestabilizadora... ¿Y con ella misma, conseguirá el deporte mental que esa mente maravillosa no se rinda finalmente a sus heridas?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

«Gambito de dama», el éxito sorpresa